Del invierno a la primavera en solo 24 horas

Tres imágenes, tomadas desde la misma perspectiva, permiten comprobar cómo cambió el paisaje vizcaíno de este miércoles al jueves, sin rastro ya de la histórica nevada

María José Tomé
MARÍA JOSÉ TOMÉ

Cuesta creerlo pero entre las imágenes interactivas que ilustran este reportaje hay apenas 24 horas de diferencia. 24 horas, las que median entre una jornada de crudo invierno y termómetros bajo cero y otra primaveral y luminosa, con el mercurio en torno a los 17 grados. Lo efímero del temporal de nieve del miércoles y la notable subida de temperaturas provocada por el viento sur este jueves han hecho que de un día para otro no haya quedado ni rastro de la histórica nevada, la mayor que ha caído en el territorio en las últimas tres décadas.

Caprichos de la meteorología que, hoy más que nunca, quedan de manifiesto a un simple disparo de cámara, como revelan estas seis fotografías tomadas exactamente desde el mismo punto con esas 24 horas de diferencia. Mueva el cursor sobre las imágenes de derecha a izquierda y sorpréndase.

Plaza Moyua

La plaza Moyua, en el corazón de la villa, era este miércoles el escenario perfecto para protagonizar una batalla de bolas de nieve. Este jueves, en cambio, invitaba a tomarse un respiro y disfrutar de los tímidos rayos de sol en sus bancos.

Desde Artxanda

Artxanda fue este miércoles la atalaya idónea para inmortalizar el insólito paisaje de tejados blancos y cumbres cubiertas por un níveo manto. Decenas de personas subieron al mirador de la villa por excelencia para inmortalizar la estampa. Este jueves, en cambio, no había ni rastro de fotógrafos ni de nieve.

Playa de Ereaga

Una de las estampas más sorprendentes que dejó este miércoles la nevada fue la de las playas, como la getxotarra de Ereaga, que amaneció cubierta por una gruesa capa de nieve polvo. Este jueves recuperó su aspecto habitual.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos