«Este homenaje es para las 21 personas que han perdido la vida en las vías del tren en Zorroza»

Ofrenda floral en el paso a nivel de Zorroza./MANU CECILIO
Ofrenda floral en el paso a nivel de Zorroza. / MANU CECILIO

Vecinos del barrio realizan una ofrenda foral en el paso a nivel donde hace un año las dos mujeres fueron arrolladas por un convoy

JOSÉ DOMÍNGUEZ

El barrio de Zorroza rindió este viernes un ofrenda foral a Marcelina López, de 94 años, y a Gumersinda González, de 87, que justo hace 365 días a y a la misma hora, las cinco, eran arrolladas por un tren cuando atravesaban el paso nivel de Zorrozgoiti con las barreras bajadas. Medio centenar de personas guardaron un minuto de silencio antes de depositar otras tantas clavelinas en el lugar del trágico suceso al tiempo que anunciaban que exigían a las instituciones una solución definitiva y advertían que «esta vez no vamos a parar hasta conseguirlo». El próximo jueves a las 19.30 horas realizarán una cadena humana con la que unirán los dos cruces ferroviarios con barreras que atraviesan el corazón del barrio y a partir de enero retomarán las movilizaciones con un calendario de protestas.

«Este homenaje es para Marce y Sinda y a la vez para las 21 personas que han perdido su vida intentando atravesar estas vías». El portavoz de la Asociación de vecinos de Zorroza, Luis Muñoz, se disponía a explicar por qué este viernes era la primera vez que, en más de 30 años, que se realizaba un acto para recordar a las víctimas por arrollamiento en el barro cuando silenciaba su discurso la sirena de bajada de las barreras, que obligaban a apartarse a los participantes en el acto. «Quizás antes hacíamos el duelo más en privado y ahora estamos más organizados, actuamos más como grupo y estamos más concienciados», confesaba Iratxe Pérez. Así lo confirmaba Carlos Rodríguez, que reconocía que en el último atropello fatal registrado en Zorroza «en 2007, quizá el movimiento ciudadano estaba menos sensibilizado, pero ahora queremos recordar a estados mujeres que, desde hace un año, han desaparecido de la historia de un pueblo formado por 11.500 vecinos».

Rodríguez exigió una solución «inmediata» a las instituciones, igual que Lidia Berrio, para quien «ni habiendo desgracias se toman medidas». Maite Villacorta, por su parte, aseguraba que «este es un aniversario que no deberíamos estar celebrando porque las vías del tren deberían llevar soterradas hace ya mucho, mucho tiempo».

El portavoz de la plataforma vecinal, por su parte, recordó que el barrio se enfrenta al «enésimo incumplimiento» de las instituciones a la hora de abordar el soterramiento de la estación de Zorroza y de los dos pasos a nivel del trazado ferroviario. «Desgraciadamente se les olvidan muy pronto sus compromisos porque, cuando nos movilizamos se ponen las pilas ero, en cuanto paramos, se relajan» tras recordar que el Ministerio de Fomento tiene reservada una partida de 2.000 euros para diseñar un proyecto que haga desaparecer los pasos a nivel del casco urbano, «pero es un dinero que ya tenían antes y tampoco han gastado». Así que se han conjurado para que esta vez sea la definitiva y van a retomar con más fuerza que nunca sus protestas. El próximo jueves con la cadena humana y a partir de enero retomarán los contactos con partidos e instituciones «para que vuelvan a implicarse, al tiempo que diseñarán un intenso calendario de movilizaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos