La historia de un joven vizcaíno que vuelve a caminar gracias a una prótesis financiada por sus amigos

Ekain, en clase. /ETB
Ekain, en clase. / ETB

Ekain vive en Cantabria y se supera cada día tras perder los brazos y las piernas por una meningitis a los dos años

ELCORREO.COM

Ekain aparca su silla de ruedas fuera del aula y accede sin problemas a su pupitre. Este joven vizcaíno de 17 años, residente en Cantabria, perdió los brazos y las piernas tras sufrir una fuerte meningitis con dos años. «Me dormí con piernas y manos y cuando desperté se me cayó la venda y vi una cosa viscosa sin nada». Ahora le toca volver a aprender a andar gracias a unas prótesis financiadas por sus amigos. «Me van a dar libertad. Puedo hacer lo mismo pero no tengo que tener tanto cuidado como con la silla», asegura en un reportaje de Euskal Telebista.

«Lo más importantes es acostumbrarme a hacer el movimiento adecuado de la articulación de rodilla. Si me caigo, me levanto». Ekain es un ejemplo de superación. Ha hecho prácticas en una radio local de Laredo y realiza natación cuatro días a la semana. Está preparando le campeonato europeo paralímpico, que se celebrará en junio. Su sueño es estar dentro de dos años en los Juegos Olímpicos de Tokio. La amputación bilateral, explican los expertos, requiere una buena coordinación y fuerza en el tronco y el abdomen para mantener el equilibrio. Algo que el joven Ekain ha conseguido a base de ganas y esfuerzo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos