Herido grave un taxista al ser apuñalado por otro durante una pelea en Santurtzi

Herido grave un taxista al ser apuñalado por otro durante una pelea en Santurtzi

El presunto agresor, de 56 años, se presentó después en la comisaría de Muskiz y entregó la navaja con restos de sangre con la que había atacado a su compañero

Ainhoa De las Heras
AINHOA DE LAS HERAS

Un taxista de 59 años, D. J. R., permanecía ayer ingresado con pronóstico grave en Anestesia de Reanimación, una unidad del hospital de Cruces para pacientes críticos, debido a una agresión con arma blanca por parte de un compañero durante la madrugada del pasado martes en Santurtzi, según confirmaron desde el centro médico y el Departamento de Seguridad.

El presunto agresor, G.A., de 56 años, se presentó en la comisaría de la Ertzaintza en Muskiz, que cubre el municipio de Santurtzi, después de los hechos y entregó la navaja, aún con restos de sangre, con la que supuestamente había atacado a su compañero. El hombre fue detenido bajo la acusación de un delito de lesiones.

La mujer del herido le practicó un torniquete en un brazo para evitar que se desangrara CoRtes

Al parecer, una discusión entre ambos, que ya habían tenido varios enfrentamientos por temas laborales, fue el desencadenante de la agresión, ocurrida sobre las dos de la mañana en la parada de taxis de la calle Itsasalde, una de las tres que hay en Santurtzi. El suceso no pasó inadvertido: un testigo vio cómo un taxista daba patadas al otro. El comunicante, que contactó con la Ertzaintza, observó también al agresor abandonar de forma precipitada el lugar e intentar en su huida atropellar a la víctima.

Veteranos en la noche

Cuando llegaron al lugar los primeros ertzainas de la comisaría de Muskiz encontraron a un hombre herido, con dos cortes por arma blanca en un brazo y otro en el mentón. El herido tenía un torniquete en el brazo que, según dijo, le había practicado su mujer, también taxista, para evitar que se desangrara. La víctima explicó a los policías que había sido agredido por un compañero con el que ya había tenido problemas en el pasado por motivos laborales. Hasta el lugar se desplazaron una ambulancia de Soporte Vital Básico y una UVI móvil de Osakidetza, que fue finalmente la que evacuó al herido al hospital de Cruces. Allí quedó ingresado con pronóstico grave, ya que había perdido mucha sangre.

Los dos implicados habían tenido antes más enfrentamientos por temas laborales Antecedentes

Minutos después, el presunto agresor acudía a la comisaría de la Ertzaintza en Muskiz, donde fue arrestado. Tras culminar las diligencias policiales, el detenido fue puesto ayer a disposición judicial, según informó el Departamento de Seguridad en una nota de prensa.

Los dos implicados son taxistas veteranos con licencia en la localidad de Santurtzi, donde suelen trabajar siempre en el turno de noche. El detenido suma 30 años de servicio y 15 su víctima. Ambos habían intercambiado denuncias que les han llevado varias veces a los tribunales, además de interponer quejas mutuas en el Ayuntamiento de la localidad.

Reunión el jueves entre taxistas y Ayuntamiento

Este último incidente entre taxistas en Santurtzi ha precipitado un encuentro entre representantes del gremio y el Ayuntamiento, según confirmaron ayer fuentes del sector. Un representante de los 36 taxistas del municipio se reunirá el jueves con autoridades municipales, entre ellos el responsable de la concejalía de Obras y Servicios y el jefe de la Policía Local.

En el encuentro, que se celebrará en la comisaría, el portavoz de los profesionales del volante planteará al Consistorio la necesidad de intensificar los controles para garantizar que se respetan las normas previstas en el reglamento del sector. Es probable que se aborde también la posibilidad de establecer alguna sanción para el taxista detenido por la agresión a un compañero, indicaron las mismas fuentes.

Según explican fuentes internas, el agresor reprocha a la víctima que se salte algunas normas fijadas en el reglamente municipal. «Algo muy gordo tuvo que pasar anoche», lamentaba un compañero de ambos, que prefiere mantenerse en el anonimato. «No es la primera vez que se enzarzan, aunque nunca habían llegado a las armas. Temíamos que cualquier día iba a terminar pasando algo muy grave».

En Santurtzi trabajan con licencia 36 profesionales del taxi, repartidos en tres paradas: Itsasalde, donde ocurrieron los hechos, el barrio de Cabieces y la clínica San Juan de Dios, por las que deben ir pasando todos los taxistas de forma rotativa.

Fotos

Vídeos