Hallan en Artxanda un cadáver en avanzado estado de descomposición

Imagen de archivo e las batidas realizadas en los últimos días para localizar al vecino de Arangoiti desaparecido en Artxanda/Pedro Urresti
Imagen de archivo e las batidas realizadas en los últimos días para localizar al vecino de Arangoiti desaparecido en Artxanda / Pedro Urresti

La Ertzaintza investiga su identidad, pero todo apunta a que se trata del vecino de Arangoiti desaparecido en marzo

ELCORREO.COM

Agentes de la Ertzaintza hallaron en la noche del viernes un cadáver en avanzado estado de descomposición en Artxanda. Fue a última hora de la tarde cuando una persona que transitaba por este paraje bilbaíno dio aviso a los servicios de emergencia al detectar un fuerte olor procedente de una zona de difícil acceso.

Un equipo de de la Policía vasca se desplazó con perros al lugar, donde encontraron el cuerpo sin vida y procedieron a su rescate. El avanzado estado de descomposición del cadáver ha impedido determinar su identidad hasta el punto de no poder certificar si se trata de un hombre o una mujer.

Tras su levantamiento, el cuerpo fue trasladado al Instituto de Medicina Legal, a fin de que los forenses identifiquen el cuerpo, así como se determinen las causas del fallecimiento. Medios policiales indicaron de que serán necesarios al menos dos días para poder determinar con absoluta certeza de quién se trata.

No obstante, fuentes próximas al caso apuntan a que el fallecido es casi con toda probabilidad José Antonio Fano, de 66 años, el vecino de Arangoiti cuya pista se perdió la mañana del pasado 26 de marzo. Aquel lunes, Fano, como se le conoce en el barrio, abandonó su caserío ubicado en la zona de Buenavista y salió a dar un paseo, sin documentación ni teléfono. Probablemente por Artxanda, como acostumbraba. No regresó a su casa.

Tras una semana de infructuoso trabajo de búsqueda, el dispositivo de agentes de la Policía Municipal y de ertzainas, familiares, amigos y efectivos de DYA, Cruz Roja y Bomberos 'peinaron' también la zona del antiguo depósito de agua en la parte alta del barrio de Arangoiti, en el Camino Berrizbidea, un lugar por el que José Antonio había paseado en varias ocasiones y que está a apenas a un kilómetro de su caserío. Pero tampoco en esa zona encontraron rastro alguno de este hombre, que no presentaba signo alguno de deterioro cognitivo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos