El grupo de 'startups' más influyente del mundo abrirá una sede en Bilbao

CIC eligió para su primer centro europeo el icónico Groot Handelsgebouw de Rotterdam./E. C.
CIC eligió para su primer centro europeo el icónico Groot Handelsgebouw de Rotterdam. / E. C.

La Diputación reserva tres millones para impulsar en esta legislatura un centro internacional de apoyo a los nuevos emprendedores

IZASKUN ERRAZTI

Cambridge Innovation Center (CIC), el grupo de ‘startups’ más influyente del mundo, prepara su desembarco en Bilbao de la mano de la Diputación. Esta comunidad de emprendores, que inició su andadura en Boston en 1999, buscaba un lugar en el que continuar la aventura europea que empezó en Rotterdam hace dos años, y parece que la capital vizcaína responde a sus aspiraciones.

El pasado mes de septiembre, el diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, anunciaba a las Juntas Generales en Gernika «grandes proyectos que apuntalarán y llenarán de futuro sectores clave». El más avanzado contemplaba la puesta en marcha de un centro internacional de emprendimiento, previsiblemente antes de final de legislatura, que será «único en Euskadi» y referente a nivel europeo. «Un lugar pensado para aglutinar a jóvenes con una idea de negocio, a técnicos que colaboren en su desarrollo y a grandes empresas» para el que la Diputación ya ha consignado una partida de tres millones en su presupuesto para 2018.

Los responsables forales también recordaron entonces la existencia de un equipamiento similar en Boston, con el que mantienen un convenio de colaboración desde mayo de 2016 y por el que 24 empresas emergentes del territorio tendrán la oportunidad de pasar seis meses en sus instalaciones madurando sus ideas y abriéndose camino en el mercado estadounidense. «No deja de ser un edificio de alquiler de oficinas, pero las empresas que están son ‘startups’ tecnológicas de innovación y el ambiente que se respira dentro está orientado totalmente al emprendimiento. Salen proyectos cada vez que tienes una conversación con alguien», explica Jorge Gámiz, director de Desarrollo de Negocios de Innoprot, firma vizcaína de biotecnología con sede en el parque tecnológico de Zamudio que fue una de las cuatro seleccionadas el pasado año para visitar Boston.

Un edificio emblemático

La empresa, que ya sumaba ocho años de actividad, consideraba Estados Unidos como un mercado prioritario, «ya que el 70% del nicho de la biotecnología, de ciencias de la salud, está allí». Por eso no quiso perder la oportunidad de «validar» su modelo de negocio en el CIC, «un gran centro de relaciones», como lo define Gámiz. Con la ayuda de ‘coaches’, pudo perfilar su proyecto «orientándolo al mercado americano» en busca de nuevos clientes e inversiones y, lo que es más importante, «cambiar» su discurso, «que era muy local» para abrirse más a Europa. Además de participar cada semana en congresos y eventos sobre temas distintos «para incentivar la relación entre compañías».

En su contexto

El CIC nació por casualidad
La novia de Tim Rowe, ‘gurú’ del emprendimiento y padre del proyecto, creó una empresa y necesitaba un despacho, igual que otros amigos que empezaban otros proyectos, «y sin darnos cuenta teníamos diez empresas que ubicar». Así, «de una manera casual», nació el CIC. ¿La clave de su éxito? La conexión de talento, ideas y dinero.
Más de mil firmas conectadas
Más de un millar de empresas llenan en la actualidad el edificio de Kendall Square. Casi todas son de corte tecnológico, con una fuerte presencia en sectores como el software o las biociencias.
550
compañías innovadoras tendrán su sede en la sucursal que CIC abrió en 2015 en Rotterdam, su primera experiencia europea
24
‘startups’ vizcaínas podrán pasar seis meses en el centro de Boston para desarrollar su proyecto de negocio y buscar inversiones.

Aquella experiencia, admite el responsable de la firma, resultó muy positiva para Innoprot, que en 2016 facturó un millón de euros. Por eso vería con muy buenos ojos que el centro fundado hace 18 años por Tim Rowe y Andrew Olmsted para permitir a profesionales independientes, emprendedores y pymes de diferentes sectores compartir un mismo espacio de trabajo (co-working) tuviera una sucursal en Bizkaia. «Sería positivo para el emprendimiento», valora, «aunque Bilbao no es Boston, donde esta filosofía es exagerada y hasta niños de 12 o 13 años presentan ideas de negocio».

La Diputación busca ahora un inmueble emblemático en pleno centro de la capital vizcaína para dar forma a la nueva sucursal de CIC. El edifico del BBVA y la torre Iberdrola han sido, al parecer, algunas de las opciones barajadas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos