El gran concierto de los MTV se celebrará en San Mamés

Guns N’ Roses, la última gran banda que pasó por San Mamés, se ganó a la afición en mayo del año pasado. /Ignacio Pérez
Guns N’ Roses, la última gran banda que pasó por San Mamés, se ganó a la afición en mayo del año pasado. / Ignacio Pérez

La actuación tendrá lugar el 3 de noviembre en La Catedral, con capacidad para 45.000 espectadores y las óptimas condiciones de seguridad

LUIS GÓMEZ

Los Premios MTV, uno de los tres grandes escaparates internacionales que la marca Bilbao- Bizkaia mostrará este año al mundo, junto a las finales de rugby de mayo y la gala de los 50 mejores restaurantes -‘The Worlds 50 Best Restaurants’- de junio, despejó ayer una de sus principales incógnitas. Había curiosidad por saber dónde tendría lugar el concierto multitudinario que acompaña desde hace un cuarto de siglo uno de los eventos musicales de mayor impacto mundial.

Finalmente, se celebrará el sábado 3 de noviembre en San Mamés, justo 24 horas antes de la gala que tendrá como escenario el BEC de Barakaldo, como adelantó ayer EL CORREO en su edición digital . La Catedral abrirá sus puertas de par en par a una gran estrella, cuya identidad no se dará a conocer, con toda seguridad, hasta semanas antes. Son las normas de un festival que funciona a piñón fijo y se rifan las grandes ciudades porque solo la retransmisión de la gala asegura audiencias televisivas superiores a los 500 millones de personas.

La elección del campo del Athletic colma todas las expectativas de las instituciones vascas. La Diputación y el Ayuntamiento de Bilbao han dedicado tres millones de euros, sufragados a medias, a cambio de que la cadena estadounidense promocione en todo el mundo la imagen de Bizkaia. MTV tiene aún que dar el visto bueno, aunque parece casi seguro que lo hará. Por varias razones, pero fundamentelmente por tres aspectos que considera clave.

San Mamés garantiza las condiciones de seguridad que exige la organización de un macroevento de estas características y tiene capacidad para 45.000 espectadores. Este ha sido, sin duda el principal caballo de batalla sobre el que han venido trabajado las instituciones vascas desde que el 13 de noviembre del año pasado se confirmó que Bilbao tomaría el relevo de Londres. La designación de la capital vizcaína tuvo una gran carga simbólica, ya que conmemorará el 25 aniversario de unos galardones que reconocen lo mejor de la música europea y ganan cada año en prestigio e influencia.

Cambiará el calendario para que el Athletic juegue dos partidos seguidos fuera de casa

Durante varios meses se barajó la posibilidad de trasladar el concierto a la explanada del Guggenheim, la gran marca de Bilbao y un icono comparable a la Puerta de Branderburgo de Berlín, la madrileña Puerta de Alcalá o la londinense Trafalgar Square, escenario de la última edición en el que actuó U2 antes 7.000 fans. Sin embargo, ante su limitado aforo -10.000 personas- se examinaron otras alternativas, como la Gran Vía y la Plaza Moyua. E incluso llegó a tomar forma la posibilidad de que, por primera vez, MTV celebrara dos conciertos. La elección de San Mamés, rematada tras dos meses de intensas negociaciones lideradas por el propio diputado general, Unai Rementeria, confirma la organización de una sola actuación en el campo del Athletic, después de la disposición mostrada por la junta directiva del conjunto rojiblanco a la hora de respaldar el evento.

EN CIFRAS

600
empleos se calcula que generará la gala de los MTV y el programa de actos que le precede. En una comparecencia que reunió al diputado general de Bizkaia, Unai Rementeria, al alcalde de Bilbao, Juan Mari Aburto, y a la regidora de Barakaldo, Amaia del Campo, cifraron en 44 millones de euros el impacto económico de este evento.
Tres millones de euros
Es la cantidad que han gastado a medias el Ayuntamiento de Bilbao y la Diputación de Bizkaia para lograr los Premios MTV, tarifa similar a la que pagaron en su día Milán y Berlín. La retransmión de la gala, que llegará a 135 países, garantiza unas audiencia televisiva superior a los 500 millones de personas. El acto ocupará tres pabellones del BEC, incluido el Bizkaia Arena, durante 14 días.
200
profesionales trabajarán en el BEC antes y después de la gala en tareas de montaje, realización televisiva, producción, seguridad y limpieza. El macroevento tendrá una producción similar a la de Eurovisión. La entrega de los famosos premios durará alrededor de dos horas. El Ayuntamiento Bilbao asumirá el coste de los servicios públicos para garantizar tanto la seguridad como la limpieza.

Cambio del calendario

Responsales forales y municipales declinaron ayer realizar cualquier comentario sobre el evento y se remitieron a «las cláusulas de confidencialidad» exigidas por MTV. Pese a subrayar que la elección de San Mamés no es «todavía oficial» y que, «por tanto, no se puede decir nada», portavoces del Athletic remarcaron la disposición del club a «colaborar» en todas aquellas iniciativas que redunden «en beneficio de la ciudad y Bizkaia».

Por el contrario, quien sí ha movido ficha ha sido la Federación Española de Fútbol, que está dispuesta a cambiar el calendario de la próxima temporada a fin de que el Athletic juegue dos partidos seguidos fuera de casa. La Federación esperará al sorteo de la competición, que se llevará a cabo a mediados de julio. Con el emplazamiento ya decidido, las únicas dudas que quedan por cerrar se refieren a la legión de estrellas musicales que recalarán el próximo otoño en Bilbao. Si en Londres actuaron artistas del calibre de Rita Ora, Shawn Mendes, Taylor Swift y Eminem, para Bilbao habrá reservadas otras ‘bombas’ musicales de igual potencia. O mayor.

Un cierre de año espectacular para los hoteles

La oferta hotelera no deja de crecer en Bilbao, pero fuentes del sector han cuestionado en los últimos días la apertura de al menos seis nuevos establecimientos en menos de un año. Álvaro Díaz-Munío, presidente de Destino Bilbao, advirtió que los hoteleros podrían morir de éxito ante el «exceso de oferta» y recordó que eventos como los MTV «no se celebran todos los años». Sin embargo, el pasado noviembre, la cadena de televisión estadounidense busca ya casi de forma desesperada acomodo para estrellas, técnicos y periodistas.

No solo eso. Los despachos de las principales empresas hierven en reservas. El Ercilla o el López de Haro, pertenecientes a la misma cadena, han bloqueado para esas fechas más de la mitad de sus habitaciones. «No podemos bloquear el 100% de las camas por respeto a los clientes habituales, como tampoco disparar los precios. No sería bueno pasar de vender habitaciones de 100 a 400 euros porque se volvería en nuestra contra», esgrime Díaz-Munío.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos