Golpean a un perro en Zalla y lo tiran a un contenedor al darlo por muerto

Momento en el que el perro es rescatado./AYUNTAMIENTO DE ZALLA
Momento en el que el perro es rescatado. / AYUNTAMIENTO DE ZALLA

La Policía local rescató al animal, famélico y con varias lesiones, después de que un vecino lo oyera gemir entre las bolsas de basura

SERGIO LLAMAS

El buen oído de un vecino permitió salvar una vida este domingo en Zalla. Al ir a echar la basura, escuchó un lamento procedente de un contenedor ubicado en el barrio de Allendelagua. Allí, entre bolsas de residuos, un perro permanecía acurrucado con signos de haber sufrido malos tratos y una herida grave en la cabeza. Tras alertar a la Policía Local, el animal fue trasladado a la Casa de El Perro, en Sopela, donde ayer permanecía ingresado en cuidados intensivos. Según apuntaron los cuidadores, «necesita mucho descanso».

La asociación a favor de los derechos de los animales Asoaya se ha propuesto localizar al responsable de este suceso. «Hemos presentado una denuncia ante la Policía Local y vamos a investigar. Se van poner carteles y vamos a ver si alguien reconoce al animal», avanzó ayer uno de los miembros de la asociación, Alfonso Sáinz, quien señaló que se trata de un ejemplar de caza. «Parece un acto violento. Tiene toda la pinta de que le han dado un golpe en la cabeza y lo han tirado sin conocimiento dándolo por muerto», razonó, antes de apuntar que el animal fue encontrado con uno de sus ojos «destrozado».

La Policía Municipal también ha iniciado sus pesquisas y revisado las grabaciones de los locales que se encuentran en la zona, entre ellas la de un tanatorio próximo al lugar en el que se halla el contenedor de basura. Hasta el momento la investigación no ha permitido localizar al responsable del ataque.

«El perro no tenía chip. Por lo que nos han dicho donde le están atendiendo se encontraba famélico -pesa 14,75 kilos-, tiene una otitis crónica con posible perforación de oído no tratada y un ojo en muy mal estado, además de un traumatismo craneoencefálico», señalaron en la guardia urbana que, al comprobar el estado del can, decidió trasladarlo «de urgencia». Para ello recurrieron a la empresa que se encarga del servicio de recogida de animales en el municipio. Según afirmaron, se trata de la primera vez que se produce un caso de este tipo en la localidad encartada.

El setter fue trasladado de urgencia, con un ojo en mal estado y una posible perforación en el oído

Con todo, a mediados del pasado mes Asoaya ya alertó de una situación de riesgo para los animales en Zalla. En la zona de La Cantera fueron localizados varios trozos de salchicha con cuchillas desechables ocultas en su interior. En aquella ocasión un perro sufrió heridas en la boca como consecuencia de las trampas. La dueña se pudo dar cuenta a tiempo y consiguió evitar un problema mayor. Entonces los vecinos también denunciaron lo ocurrido y se pidió precaución a los propietarios de canes.

Revisión de las cámaras

El caso del setter descubierto el domingo ha despertado la indignación de la asociación por los derechos de los animales. «Nuestra esperanza es que alguna cámara haya captado al personaje que ha hecho esto en acción, porque se le va a caer el pelo», subrayó Sáinz. En Asoaya apuntaron que el perro tiene pinta de ser adulto, de más de un año, a pesar de que la falta de alimento habría hecho que tenga menos fuerza de la habitual. «Se nota que ha recibido malos tratos y que está muy afectado», se dolió.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos