El Correo

El lado más humano de Karlos Arguiñano en 'El Hormiguero'

Karlos Arguiñano en el plató de 'El Hormiguero'.
Karlos Arguiñano en el plató de 'El Hormiguero'. / Antena3
  • El cocinero más famoso de la televisión rememoró su infancia y habló de su filosofía de vida durante la presentación de su libro en el programa de Pablo Motos

Para aquellos a los que se les conquista por el paladar, un buen plato es casi una declaración de amor. Quizá por eso Karlos Aguiñano ha conquistado a tantos españoles a lo largo de su dilatada carrera. El cocinero de Beasáin acaba de publicar 'Sabores de siempre', un libro en el que reivindica «los sabores tradicionales como las croquetas o la tortilla de patatas» y con el que se ha convertido en el chef español más exitoso a nivel editorial, con 4 millones de ejemplares vendidos. Aún así, la noche del jueves fue a presentarlo a 'El Hormiguero', donde además mostró su cara más sensible.

En el plató de Pablo Motos, Arguiñano habló de su familia, compuesta ya por 26 personas, incluida su madre, que aún vivie. La misma persona que estuvo a punto de acabar con su carrera de cocinero incluso antes de que empezara: «Sacaba muy malas notas y mi madre me amenazaba con ir a lavar cabezas a la peluquería de una tía mía de San Sebastián, pero nunca me mandaron», recordó Arguiñano, que apuesta a que habría sido «un buen peluquero de señoras». Su madre, la misma que dice que Pablo Motos que es «el mejor, aunque a veces diga tonterías».

El cocinero también habló de la escuela de hostelería que regenta, uno de sus «grandes orgullos aunque no gane dinero». Y reveló las características que para él debe tener el buen chef: «Tiene que ser limpio, le tiene que gustar comer y tiene que ser honrado». Pero, sobre todo, «tiene que tener genio, pero no puede ser estar amargado»: «Sino difícilmente vas a hacer una comida rica, rica. Hacer una bechamel o darle un punto a una salsa es muy difícil si estás de mala leche. Es como hacer el amor sin ganas, una mierda», bromeó Arguiñano, en el estilo jocoso que tanto le caracteriza. Con sus alumnos, se aplica el cuento: «No soy duro porque conmigo fueron muy duros en la escuela». Y para todos lanzó un consejo: para llegar a donde está hay que saber sufrir, pero «cuanto más sabes, más vales, así que aprende todo lo que puedas».

«En el mundo mandan los malos»

Además de su vida más íntima, el cocinero se atrevió a pronunciarse sobre la política nacional después de ser preguntado por Motos sobre el caso de Rodrigo Rato: «Es una locura lo que está pasando. No puede ser que haya tantos mandamases que nos hayan robado. En el mundo mandan los malos y es imposible seguir con gobernantes de esta talla. No puede ser que no los detengan, no entiendo nada. Que devuelvan el dinero, que es de todos».

A Arguiñano no solo le preocupan la situación política nacional, sino también la que copa los periódicos sobre lo que pasa en otras fronteras. Sin llegar a nombrarlo, el cocinero se pronunció sobre el veto migratorio del presidente de EE UU Donald Trump: «Estados Unidos está hecho de emigrantes», señaló. «Si eres una persona normal, con corazón y alma, tienes que darte cuenta que a las personas que huyen de las guerras no puedes ponerles tapias».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate