El Correo

Pablo Ráez sufre un rechazo de médula tras su operación

La imagen compartida por el joven en Instagram.
La imagen compartida por el joven en Instagram. / @srraez
  • Aunque el joven malagueño confiesa estar viviendo «un periodo duro», se niega a perder la sonrisa y agradece todo el apoyo recibido: «Tenemos que dar más alegría a la vida»

Parece que no hay nada que borre la sonrisa de Pablo Ráez. Y eso que ahora está viviendo «un periodo duro». Así lo confiesa el joven malagueño en sus redes sociales, donde ha explicado que está sufriendo un rechazo de la médula ósea que le fue transplantada a finales de noviembre: «Se le llama enfermedad de injerto contra huésped (EICH). Es algo complejo de explicar, pero lentamente me estoy recuperando».

El marbellí de 20 años abandonó el hospital el pasado mes de diciembre después de 38 días de aislamiento, y ya entonces admitió que el proceso de recuperación no iba «tan bien como debería». «Resulta que tengo un 4% de leucemia y hay algunos detalles técnicos que son difíciles de entender y no muy positivos, por lo que no explicaré», se limitó a decir entonces.

A pesar de todo, y fiel a su actitud positiva frente a la enfermedad, Ráez no pierde la sonrisa, «el regalo más bonito que te pueden dar». «Voy a por todas, cada día es un un día increíble lleno de cosas buenas y obstáculos que superar, pero eso es la vida: dar el máximo de ti cada día», ha escrito en un post en el que, pese a las dificultades, asegura sentirse «feliz como siempre». «Todos los días pienso si volveré a recuperarme correctamente, y realmente no me importa mientras pueda disfrutar de mi vida», reflexiona.

Como siempre, Ráez agradece el apoyo que sus más de 420.000 seguidores le brindan a diario. También a todos los que se han sumado a la campaña que promueve desde que le fuese diagnosticada su leucemia, #retounmillon, con la que pretendía animar a un millón de personas a ser donantes de médula. «Gracias a todos los donantes nuevos, a todos los que quedan, a todos los jóvenes que quieren cumplir su mayoría de edad por ayudar en este mundo», escribe.

Como ha venido haciendo durante las pasadas fiestas, Ráez no felicita la navidades sino «la vida», «a todos los que vivís cada día como si fuera el último». «Amaos a vosotros, amad a los vuestros, a la vida, que es maravillosa». Y lanza un propósito que él ya se aplica a rajatabla: «Tenemos que sonreír más. Dar más alegría a la vida, a las personas, a nosotros mismos».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate