El Correo

La Duquesa de Alba, ingresada en la UCI por un empeoramiento de su salud

La Duquesa de Alba, en una imagen de archivo de 2004
La Duquesa de Alba, en una imagen de archivo de 2004 / EFE
  • Cayetana Fitz-James Stewart padece una gastronteritis y una infección pulmonar, de la que estaba siendo tratada en su casa

La duquesa de Alba, Cayetana Martínez de Irujo, tuvo que ser ingresada de urgencia a última hora de la tarde de ayer en el hospital Sagrado Corazón de Sevilla por problemas gastrointestinales debido a un empeoramiento de la infección que sufría desde mediados de semana.

Fuentes cercanas a la familia confirmaron que la duquesa, de 88 años, sufrió el pasado jueves una infección que afectó al pulmón, pero pudo ser frenada con antibióticos por su equipo médico de confianza en el propio Palacio de Dueñas. No obstante, parece que el tratamiento provocó efectos secundarios en su su estómago, por lo que la familia optó por trasladarla de urgencias al centro hospitalario.

La duquesa tiene los achaques propios de su avanzada edad, y su estado es delicado pese a que ella sigue haciendo gala de una enorme pasión por la vida y planeando nuevos viajes junto a su marido, Alfonso Diez, con quien a comienzos de octubre celebró su tercer aniversario de boda en el palacio sevillano, donde pasa largas temporadas y donde planea quedarse hasta que en Navidad se reúna con sus hijos y el resto de la familia en el madrileño Palacio de Liria.

Uno de sus últimas dolencias fue una inoportuna caída fortuita durante un viaje en Roma en la primavera de 2013 y que obligó a una intervención de urgencias por una rotura en la cabeza del fémur. Este accidente, que se sumaba al sufrido en 2011 cuando fue tratada de una fisura de pelvis, acentuó sus problemas de movilidad y la obliga a pasar parte del tiempo en silla de ruedas. De esta manera, su vida social se ha visto reducida al máximo y pasa el tiempo en casa con marido recibiendo a los amigos.

Pero sin duda, la mayor complicación de salud se produjo en 2009, cuando tuvo que ser operada para instalarle una válvula con la que mitigar la hidrocefalia que sufre y aliviar la presión craneal. El pasado mes de junio acudió al mismo hospital donde hoy se encuentra para una revisión de dicha válvula, que salió satisfactoriamente.