«Hay que generar solidaridad con el deporte»

Ellas son las «chicas de oro». Al frente, la pequeña Iraia con Mari Carmen Fernández, Yolanda Rodríguez, Mila Astica y Iaione Fernández. Cuatro generaciones de mujeres que dejaron «a sus maridos durmiendo»./Pedro Urresti
Ellas son las «chicas de oro». Al frente, la pequeña Iraia con Mari Carmen Fernández, Yolanda Rodríguez, Mila Astica y Iaione Fernández. Cuatro generaciones de mujeres que dejaron «a sus maridos durmiendo». / Pedro Urresti

2.800 corredores recaudan 4.110 eurospara apoyar la labor social de Cáritas enla VII Carrera Familiar del diario EL CORREO

RUTH QUEVEDO

La VII Carrera Familiar Solidaria de Bilbao, organizada ayer por periódico EL CORREO y el Ayuntamiento de la villa, resultó un éxito rotundo. Los datos así lo demuestran. De hecho, 2.800 corredores sudaron la camiseta de manera altruista durante un recorrido que discurrió junto a la ría del Nervión. Los participantes, que dieron entre una y cinco vueltas, desde la explanada del Guggenheim hasta el Museo Marítimo, recaudaron 4.110 euros con el pago de sus inscripciones. El dinero, en esta ocasión, se destinó a Cáritas que recibió nuevos bríos para continuar siendo el puente que conecta la fraternidad con la necesidad de los menos afortunados.

«Es muy importante la conciencia que generamos acerca de la solidaridad en espacios deportivos, culturales y de ocio, porque hay familias que lo están pasando mal y este tipo de eventos resulta muy educativo para los peques», se congratuló Carlos Bargos. El director de la entidad benéfica señaló, además, que tales iniciativas deberían convertirse en una «seña de identidad» de la capital vizcaína. Los fondos, por su parte, aportan «músculo financiero a los 230 proyectos sociales desarrollados en beneficio de 11.000 vizcaínos». De este modo, «la donación íntegra dará sostenibilidad a distintas acciones de apoyo a las familias como pueden ser los planes de inserción laboral de padres y madres», según detalló el responsable.

«Cáritas hace una labor muy buena que deberíamos respaldar todos», afirmó el grupo compuesto por Rubén Viloria y su esposa Naiara Chamosa que, junto a otros parientes, estuvieron acompañados por sus vástagos Oier e Izai. A escasos metros, la amama Mari Carmen Gago se calzó las zapatillas por «colaborar con la causa» para que sus nietos Jon e Iker García «vean que hay que hacer cosas sin dejar de pasarlo bien, que es lo principal». En esta misma línea, se manifestaron las «chicas de oro» Iraia Rodríguez, Mila Astica, Iaione Fernández, Yolanda Rodríguez y Mari Carmen Fernández. Cuatro generaciones de mujeres que ni cortas ni perezosas dejaron a «los maridos durmiendo» para ejercitar sus generosos corazones.

Un día para el recuerdo

Isabel Carrillo y Jesús María Platón, en cambio, subrayaron la pasión de ambos por el deporte. «Corro todas las carreras con mi madre desde que se jubiló hace nueve años», relató su hijo. Mientras, Roberto Fernández, que también practica 'running' habitualmente, decidió apuntarse por «hacer algo diferente» con sus chiquillos. Ellos son David y Alex que, además, juegan al fútbol. Pues, en ambos casos, los chavales disfrutan de lo lindo. «¡Nos divierten las dos cosas!», exclamaron. Poco después, entre miles de txapeldunes, Rubén Brañas y sus chiquillos Liher y Gaizka cruzaron una y otra vez la meta. Algo cansados, pero satisfechos por compartir una jornada para el recuerdo. Así, el cielo que amaneció gris brilló con luz propia, pues el sol de la solidaridad hizo resplandecer una mañana de primavera marcada por el amor al prójimo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos