La OTA gana terreno en las playas con precios que van de los 5 a los 10 euros por todo el día

Una surfista lee las condiciones de la OTA en uno de los parquímetros recién instalados en Gorliz./MANU CECILIO
Una surfista lee las condiciones de la OTA en uno de los parquímetros recién instalados en Gorliz. / MANU CECILIO

Gorliz y Karraspio se suman a la lista de arenales como Sopela o Bakio donde regulan el parking. La mitad de las 7.500 plazas costeras ya son de pago

JOSÉ DOMÍNGUEZ

«Ocho euros al día, ¡me va a salir un pastizal! El bilbaíno Jesús Pipaon se reconoce asiduo de la playa de Astondo en cuanto llega el buen tiempo y asegura que la puesta en marcha de la OTA le ha hecho «una faena de las gordas». Gorliz y Mendexa han sido las últimas localidades vizcaínas en apostar por el pago por el estacionamiento como alternativa para regular la saturación de su espacio de aparcamiento en superficie durante el periodo estival. Se suman así a una medida que aplican desde 2005 otros municipios como Bakio o Sopela y que contabiliza ya casi 3.900 plazas, prácticamente la mitad de las existentes en torno a los arenales existentes en la provincia. Y no son los únicos. En Cantabria también hacen lo propio Castro y Noja, destinos habituales de veraneo para miles de vascos.

A pesar del malestar general que ha levantado su implantación en Gorliz -se ha puesto en marcha en todo el casco urbano, pero solo el entorno de la playa concentra un millar de plazas, de las que en más de la mitad tienen que pagar también los residentes-, lo cierto es que su precio no es el más elevado de Bizkaia. En la propia cala de Karraspio, en Mendexa, estacionar en las 55 parcelas existentes cuesta ya 10 euros por día.

El aparcamiento en las dos playas de Sopela, Barinatxe y Arriatera-Atxabiribil, resulta más económico. «Seis euros de sol a sol», resume el responsable de mantenimiento de IPARK Estacionamientos y Servicios, la empresa que gestiona las 1.297 plazas reguladas. Un precio «ajustado y razonable» en su opinión, aunque no lo vean así muchos usuarios. Sobre todo los surfistas, que son legión en esta localidad. Como el bilbaíno Jon Estiati, que lleva 15 años cabalgando olas en estos arenales y recuerda cuando no tenía que preocuparse por su coche. «Ahora hay que estar muy pendientes porque es mucho dinero todos los días y ajustamos al máximo para pagar justo el tiempo que estamos en el agua», remarca. Reconoce que hay compañeros «que han tenido que salir corriendo de la playa porque se les ha pasado el tiempo pagado en el parquímetro».

LO QUE CUESTA

Karraspio (Mendexa)
10 euros por jornada y un total de 55 plazas
Gorliz
1.000 plazas a 8 euros.
Sopela
1.297 plazas por 6 euros.
Bakio
Entre 5 y 6 euros al día.
Castro
5 euros por jornada.
Laredo
Gratis salvo detrás del juzgado, 80 plazas por 2 euros/día.
Noja
La tarifa es de 5,25 euros.

En Bakio, la OTA arrancará el fin de semana del 16 de junio y terminará el 9 de septiembre, pero sólo será diaria en julio y agosto. De lunes a viernes costará 5 euros al día, uno más los sábados y domingos.

Getxo, «un poco de todo»

En Getxo la situación es peculiar. La OTA está generalizada en el municipio salvo en Ereaga, donde hay 1.170 plazas gratuitas, más las 220 del muelle de cruceros cuando no hay buques atracados. El problema se da en Arrigunaga y Las Arenas, cuyo entorno urbano obliga a abonar el ticket al que acude a ellas en coche.

Otros municipios vizcaínos también han tomado medidas para paliar la falta de plazas que soportan en verano. Aunque no han recurrido al cobro. Es el caso de Mundaka, Elantxobe o Lekeitio, que han optado por restringir plazas al visitante en zonas céntricas. En concreto, los lekeitiarras tienen garantizadas al menos 366 plazas, un 30% más que el año pasado.

Donde todavía el aparcamiento es totalmente gratuito es en La Arena. A pesar de que la construcción de su nuevo paseo marítimo ha eliminado 150 plazas, hay disponibles más de un millar. Especialmente en la zona de Zierbena, donde hay cuatro parkings permanentes en superficie. «Y en verano habilitamos un quinto a 300 metros metros», remarca su alcalde, Iñigo Ortuzar. También resulta libre aparcar en Armintza, Barrika, Laida o Laga. En estos casos, sin embargo, su problema es su reducido espacio, 300 parcelas en el mejor de los casos, así que en cuanto llega el calor, los arcenes se llenan también de vehículos.

EN SU CONTEXTO

3.900
plazas de OTA hay en las playas de Gorliz, Mendexa, Bakio y Sopela. En Arrigunaga y Las Arenas (Getxo) la única posibilidad de aparcar son las calles residenciales, también reguladas, aunque en Ereaga hay casi 1.200 parcelas gratuitas.
Restricciones al visitante
Mundaka, Elantxobe o Lekeitio han optado por habilitar calles exclusivas para residentes para hacer frente a la saturación que soportan en verano.
3
millones de bañistas acuden cada verano a los 23 arenales que gestiona la Diputación de Bizkaia. En 2017 esta cifra se redujo un 30% debido a un verano «muy corto y muy irregular», con 80 horas menos de sol.

Las tarifas en Cantabria son bastantes similares. En Castro Urdiales, por ejemplo, se abona un máximo de 5 euros en los aledaños de Ostende, donde se cobra también el resto del año. En el caso de Noja, la allí denominada ORA, funciona entre el 15 de junio y el 15 de septiembre y cuesta 5,25 euros por jornada, mientras que en Laredo el estacionamiento es libre menos en el parking de cerca de 80 plazas existente en la trasera del juzgado, donde se abonan 2 euros al día.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos