El frío se atrinchera en Bizkaia

Bilbao vivió un lunes otoñal. / E. C.

El viento norte deja cielos encapotados, lluvias y máximas otoñales en todo el territorio. La inestabilidad atmosférica durará hasta mañana

MARÍA DE CASTRO

Hace ya un par de meses los expertos lo advertían. «Es posible que el mes de julio siga siendo inestable», vaticinaba Margarita Martín, delegada de Aemet en Euskadi, al ser preguntada por los vaivenes atmosféricos que marcaron la primavera. Los pronósticos se han cumplido con creces. El primer día del mes, el Observatorio Meteorológico de Igueldo marcó la temperatura más fría jamás registrada en julio.

En Bizkaia, el mercurio apenas subió aquella jornada de los 12 grados centígrados en puntos como Orduña y Otxandio. Casi un mes después, la misma imagen de cielos plomizos y paraguas rotos en las papeleras se mantiene en la región. Ayer, las temperaturas máximas dibujaron un panorama inhóspito, más propio de meses otoñales que de los días centrales del verano. La máxima, los 22,7 grados alcanzados en Mungia, estaba muy lejos de los 37,4 que derritieron a esa misma localidad hace apenas una semana, cuando Euskalmet decretó el aviso amarillo por calor extremo.

MÁXIMAS MUY BAJAS 22,70

fue la temperatura máxima que marcó el termómetro ayer en Mungia. Allí se registraron los niveles más altos del territorio. En puntos como Orduña apenas se superaron los 13 grados.

Pero si en Mungia la chaqueta se hizo imprescindible, en otros puntos tuvieron que rebuscar en los cajones para recuperar la ropa de invierno. En Orduña, los termómetros tiritaron a la hora de comer a 13,4 grados y en zonas del monte como Oiz, que registró las mínimas, el mercurio llegó a caer hasta los 12,3. Tampoco Bilbao se salvó del ambiente gris y húmedo provocado por la llegada del viento norte a la región. En la villa apenas se superaron los 20 grados y los chubascos intermitentes empañaron la jornada dando lugar a una estampa de frío y lluvia que, por el momento, se resiste a abandonar Bizkaia.

«El sol brillará» mañana

Según los datos de Euskalmet, la temperatura experimentará hoy un «moderado o notable descenso» y podría bajar hasta los 16 grados. Solo a partir de mañana comienza a vislumbrarse algún atisbo de vuelta a la normalidad veraniega. «A medida que transcurran las horas los claros se irán imponiendo y durante la tarde el sol brillará», pronostican desde Euskalmet. Por unos días, el calor volverá a acariciar los tejados de Bizkaia. Será una tregua fugaz, pues el domingo regresan las lluvias para despedir a un mes que, climatológicamente hablando, ha sido una coctelera.

Temas

Bizkaia

Fotos

Vídeos