El verano en Bizkaia: nos han faltado 50 horas de sol en el mes de julio

Así han estado las playas vizcaínas muchos días de julio.
Así han estado las playas vizcaínas muchos días de julio. / LUIS ÁNGEL GÓMEZ

Las nubes y no el astro rey están siendo protagonistas. Curiosamente, este periodo está resultando más cálido y menos lluvioso de lo normal

Yolanda Veiga
YOLANDA VEIGA

¿Se acuerdan del 17 de julio? Se acordarán mejor de la tarde del 18, la de la granizada como canicas. El desenlace de una canícula que este año ha sido raquítica y que elevó los termómetros en Bilbao hasta los 38,4 grados. Aquel 17 fue un lunes de playa... con sombrilla. De esos ha habido contados en Bizkaia porque en el ecuador del verano la sensación es que no es verano, que está siendo una campaña roñosa y gris. Aunque eso es así solo a medias.

Los datos

Temperatura media de Bilbao en julio:
21,1 grados, mientras que las estadísticas atribuyen a este mes y esta zona un valor medio de 20 grados.
Máximas más altas:
Las máximas han promediado en julio los 25,8 grados, ligeramente por encima de lo habitual cualquier verano (25).
Y las mínimas, también:
Las noches de julio han sido más calídas de lo habitual: 16,4 grados frente a los 14,7 que se suelen registrar en Bizkaia en este mes. «Las mínimas tan altas son las que han elevado la media final. Lo que ocurre es que al registrarse de noche no hemos sido conscientes de que hacía más 'calor' que otros años», explican en Aemet.
Horas de sol en julio:
147, menos de cinco horas al día. Lo habitual en este mes en Bilbao son 197 horas de sol.

Porque frío no hace. De hecho este mes de julio ha resultado más cálido de lo habitual. «La temperatura media en Bilbao ha sido de 21,1 grados, mientras que el valor que las estadísticas atribuyen para esta época a la capital vizcaína con 20 grados, así que hemos estado uno por encima», explica Margarita Martín, delegada de Aemet (Agencia Estatal de Meteorología) en Euskadi.

No solo ha hecho más calor, también ha llovido menos: 40,4 litros por metro cuadrado se han acumulado en Bilbao, por debajo de los 47 litros de media para un mes de julio cualquiera aquí. «Es muy poca lluvia. Para que nos hagamos una idea, el año de las inundaciones cayeron 250 litros en la ciudad en solo unas horas». Aportan desde Euskalmet (Agencia Vasca de Meteorología) otro dato que confirma lo poco que hemos sacado el paraguas: «Ha habido siete días de precipitación en Bilbao, ligeramente por debajo del promedio». Pocos días... y poca agua en todas partes. En la estación que Euskalmet tiene en Deusto (Bilbao), por ejemplo, se han recogido 32 litros en julio, la mitad de lo acumulado hace tres años (60,8 litros).

En definitiva, hemos disfrutado de un arranque de verano templado y seco... ¿Entonces por qué parece que no es verano? «Lo que ha fallado ha sido el sol, solo hemos tenido un 32% de horas de insolación del total posibles, es decir que el 68% del tiempo restante ha estado nublado». Unas cifras muy gráficas: un mes de julio normal Bilbao goza de 197 horas de sol y este año hemos tenido 147, exactamente 50 horas menos, casi dos menos al día. «Eso es muy poco sol, por eso cree la gente que estamos teniendo un verano malo». Sobre todo porque julio es el mes más cálido y soleado del año: «Si no sale el sol en julio no sé cuándo va a salir...».

¿Por qué granizó de ese modo?

La previsión es que no lo veamos mucho tampoco en la primera quincena de agosto. «Va a estar nublado. Por lo demás va a ser poco lluvioso y con temperaturas agradables, de entre 16 y 22 grados», pronostica Margarita Martín. Que no se atreve a hacer vaticinios más allá de esa fecha. «La segunda quincena de agosto es la más inestable del año, ahí puede pasar cualquier cosa».

Incluido que se dispare el termómetro o todo lo contrario. Si ocurre lo primero será excepcional porque picos de calor ha habido muy pocos este verano. «La canícula suele durar más de quince días, entre el 25 de julio y el 10 de agosto, que es el periodo más calido del año. Pero esta vez ha durado prácticamente dos jornadas, la del 17 y la del 18 de julio».

Esos días se alcanzaron 38,4 y 34,9 grados, respectivamente, en Bilbao. Y luego llegó el granizo, un fenómeno nada inusual en este época del año, explican desde Aemet: «El 18 amaneció como un día total de playa pero después del calorazo en torno a la una del mediodía entró en Bizkaia la galerna y en una hora las temperaturas bajaron nueve grados, que es un bajón tremendo. Además, la humedad se elevó del 34% al 72% y el viento giró del sur al oeste con rachas que en Matxitxako alcanzaron los 85 kilómetros por hora. Como la galerna no había conseguido disipar todo ese calor de las horas anteriores el frente frío que entró esa tarde se tradujo en chubascos muy importantes, hasta ocho litros en diez minutos en Bilbao. Y en esos granizos gruesos tan característicos del verano, no como los de la primavera que son más menudos».

Si excepcional fue el granizo, también lo fueron las temperaturas del día antes: 38,6 grados en Balmaseda, 38,2 en Derio, 37,9 en Elorrio... desgranan datos en Euskalmet. «En lo que llevamos de verano ha habido muy pocas jornadas en que se hayan superado los treinta grados, exactamente cuatro días, a principios y a mediados de mes». Y no parece que vayamos a tener de esos próximamente. «Hasta mediados de agosto no vamos a llegar a los treinta casi con seguridad».

Más que una 'rebequita'

Doce grados... ¿es frío o calor? Pues depende de la época. En enero es una temperatura primaveral, pero en julio es «frío», El arranque del verano en Bizkaia fue toda una declaración de intenciones, un aviso: «El día 1 de julio Bilbao osciló entre los 12,9 y los 18,9 grados. A eso en verano se le puede llamar frío», explica Margarita Martín, portavoz de Aemet en Euskadi. Si aquello fue inusual, más lo ha sido lo de ayer. «Veinte grados de máxima un 31 de julio es muy significativo». ¿Otro aviso? Probablemente porque el arranque de agosto no parece muy prometedor. De hecho no podemos esperar que mejore, ya que agosto es un mes algo más fresco y con menos sol: exactamante 184 horas de media, trece menos que en agosto, según las estadísticas «Se acerca el otoño y eso se nota. Porque las estaciones no las marca el calendario, como creemos, las marca el tiempo».

Fotos

Vídeos