Fallece un trabajador de 53 años sepultado en una tolva en Cementos Lemona

Imagen de la empresa Cementos Lemoa./Luis Ángel Lemona
Imagen de la empresa Cementos Lemoa. / Luis Ángel Lemona

Varios compañeros rescataron el cuerpo de la víctima, un vecino de Barakaldo empleado en una firma especializada en gestión de residuos

ASIER ANDUEZA

Un vecino de Barakaldo de 53 años falleció ayer en torno a las 12.15 horas mientras realizaba labores de limpieza en una tolva en la cementera de Lemoa. El operario, de la subcontrata FCC Ámbito, especializada en la gestión de residuos industriales, «estaba solo» en el momento del accidente laboral y «apareció sepultado» por el material que se utiliza para fabricar el cemento, según precisaron desde el comité de empresa.

La compañía trabaja con la hipótesis de que el polvo adosado a las paredes del depósito, similar a un embudo de gran tamaño, se desprendiera enterrando al empleado, aunque será el Instituto de Seguridad y Salud Laborales, Osalan, el que determine las causas del suceso. Los trabajadores consiguieron rescatar el cuerpo de I.U. con la ayuda de «una empresa de trabajos verticales» que se encontraba en las mismas instalaciones y «le practicaron maniobras de reanimación» hasta que llegaron los servicios sanitarios, que solo pudieron certificar su fallecimiento.

El director general de Cementos Lemona, Ignacio Lecumberri, quiso trasladar sus condolencias a la familia y explicó que el operario estaba amarrado «con un arnés». En ese sentido, aclaró que «no se precipitó desde veinte metros al interior de un silo», como informó el Departamento de Seguridad del Gobierno vasco en un primer momento.

Concentración

Los trabajadores celebrarán mañana una concentración a las 11.00 horas en la entrada de la fábrica y un paro de 24 horas. Tanto ELA como LAB, las dos centrales con representación en la compañía, que emplea a 114 personas y que cumple este año su centenario, exigieron «una investigación de los hechos» para «depurar responsabilidades» y denunciaron que «la falta de medidas de seguridad, la subcontratación del empleo, las malas condiciones laborales y los fuertes ritmos de trabajo son factores de riesgo que multiplican exponencialmente las posibilidades de sufrir un accidente grave o mortal».

La alcaldesa de Barakaldo, Amaia del Campo, anunció ayer la convocatoria de una Junta de Portavoces mañana en la que propondrá al resto de partidos decretar el viernes como día de luto oficial y bajar a media asta las banderas que ondean en el balcón del Ayuntamiento.

El último accidente laboral mortal registrado en Bizkaia tuvo lugar el 18 de octubre en Zeberio, cuando un trabajador autónomo falleció mientras construía un caserío. El hombre, de 57 años, era precisamente vecino de Lemoa. El Ayuntamiento tenía previsto leer en el pleno de mañana una declaración institucional para mostrar su solidaridad con la familia de este vecino, texto al que incorporarán también el trágico suceso de ayer.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos