El exceso de nieve en las montañas obliga a acelerar el desembalse de los pantanos

Desembalse del pantano de Ullibarri./JESÚS ANDRADE
Desembalse del pantano de Ullibarri. / JESÚS ANDRADE

El objetivo es dejar espacio suficiente al deshielo previsto para los próximos días

J. DOMÍNGUEZ

«Hay mucha nieve acumulada y, si se produce una subida de la temperatura, el deshielo sería rápido; debemos estar preparados y dejar espacio suficiente para absorber el mayor cauce que arrastrarán los ríos de la cuenca del Zadorra». Según explican los responsables de la Agencia Vasca del Agua URA, el protocolo de seguridad de los pantanos de Ullibarri y Urrunaga contempla su desembalse controlado en épocas de grandes precipitaciones como la actual. Un proceso que realmente ya se inició el 8 de enero para hacer frente a los diversos fenómenos tormentosos que se han sucedido desde entonces.

En este tiempo se han evacuado hasta 32,57 metros cúbicos de agua por segundo, y la central hidroeléctrica que tiene allí Iberdrola ha aprovechado la mayor parte para generar energía. En Ullibarri la lámina de agua se encuentra ya a poco más de un metro de su capacidad máxima tras subir tres desde el 5 de noviembre. Es más, los embalses han perdido hasta en dos ocasiones tres hectómetros cúbicos de agua de golpe, el equivalente a 1.200 piscinas olímpicas.

En la actualidad, sin embargo, las lluvias han elevado el cauce de los ríos, «y debemos tener cuidado para no provocar desbordamientos». Por eso el vaciado se hace a menor ritmo, a 24,37 metros cúbicos por segundo. Fuentes de la Agencia vasca del Agua adelantaron que el desembalse se mantendrá mientras persistan las precipitaciones y el riesgo de deshielo. «Es algo que se encuadra dentro de la normalidad y que hacemos todos los años», subrayaron.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos