La Ertzaintza, en alerta por la llegada de ultras rusos a Bilbao

¿Frío? Un aficionado del Spartak extiende una bufanda de su equipo durante el encuentro de ida disputado en Moscú./Ignacio Pérez
¿Frío? Un aficionado del Spartak extiende una bufanda de su equipo durante el encuentro de ida disputado en Moscú. / Ignacio Pérez

Entrena y prepara un dispositivo especial para intentar controlar a los violentos seguidores del Spartak de Moscú

DAVID S. OLABARRI

La Ertzaintza lleva días preparando un dispositivo de seguridad especial de cara al partido que el próximo jueves enfrentará en San Mamés al Athletic y al Spartak de Moscú. En la Policía vasca se observa con preocupación este encuentro de la Europa League, calificado de alto riesgo. Básicamente, por dos razones. La primera es que se prevé la llegada a Bilbao de entre 1.000 y 1.500 aficionados moscovitas, aunque las cifras pueden variar en los próximos días. Se trata de un número de visitantes muy importante que se encuentra por encima, incluso, de los 1.185 aficionados del Olympique de Marsella -300 considerados de riesgo- que aterrizaron en la capital vizcaína en marzo de 2016. Y el segundo motivo de alerta se debe a la presencia de hinchas de ultraderecha entre los aficionados moscovitas, que están abiertamente enfrentados con los sectores más radicales de la afición rojiblanca. De hecho, Herri Norte Taldea ya ha anunciado la convocatoria de dos concentraciones en contra de la presencia de hinchas «fascistas» del Spartak y para impedir que el «fascismo se pasee con total impunidad y libertad por las calles de Bilbao».

Más información

La Policía vasca, de hecho, tiene experiencia reciente con encuentros europeos que terminaron en graves altercados. Están los precedentes de los encuentros contra el Anderlecht belga en 2010, contra el París Saint Germain en 2011 y contra el Schalke alemán en 2012. Pero en la Ertzaintza todavía colean los altercados que se produjeron en el citado partido contra el Olympique de Marsella, en marzo de 2016, cuando se produjeron incidentes que desataron críticas de vecinos y hosteleros, al ver cómo los ultras franceses herían a varias personas, causaban destrozos y campaban «a sus anchas» en el mismo centro de Bilbao. Aquel día se movilizaron 192 efectivos, más del doble de los que se suele recurrir en un partido ordinario. Pero los agentes tenían órdenes precisas de no utilizar la «fuerza» si no tenían el visto bueno de su superior.

Erne exige un despliegue «adecuado»

El sindicato Erne exige que no se «antepongan» los intereses económicos sobre la seguridad y que se organice un dispositivo «adecuado» para los peligros que presenta el partido. En este sentido, destacan el «espectacular» despliegue organizado en el partido de ida en Moscú. «Así sí es posible garantizar la seguridad de los aficionados y de los propios agentes», afirman desde la central mayoritaria.

Imagen de uno de los fondos del estadio del Spartak, el pasado jueves en el duelo contra el Athletic.
Imagen de uno de los fondos del estadio del Spartak, el pasado jueves en el duelo contra el Athletic. / I. Pérez

Imagen del exterior de San Mamés en un operativo de control.
Imagen del exterior de San Mamés en un operativo de control.

En su contexto

180 agentes
de Brigada Móvil y Brigada de Refuerzo están convocados para el partido del jueves entre el Athletic y el Spartak. Se están realizando numerosos llamamientos de agentes que están de días libre.
200 agentes
aproximadamente de Protección Ciudadana de la comisaría de Bilbao también están movilizados para este encuentro.
Pelotas de goma
La Brigada Móvil, los antidisturbios de la Ertzaintza, llevan días preparando específicamente este encuentro. Entre los ejercicios que están realizando se incluyen las prácticas con pelotas de goma, un material que prácticamente no se ha utilizado desde que Iñigo Cabacas murió por el impacto de uno de estos proyectiles en 2012. De hecho, los patrulleros de Protección Ciudadana no pueden utilizar las pelotas de goma desde entonces.

Aquel partido marcó un punto de inflexión. En estas circunstancias, la Ertzaintza está ultimando un despliegue importante, en el que se incluyen numerosos llamamientos de agentes que están de día libre. El jueves está prevista la movilización de unos 400 ertzainas. Es decir, prácticamente el doble que en otros partidos de alto riesgo. Y en la base de Iurreta, donde tiene sus instalaciones la Brigada Móvil, se están preparando de forma específica para este día. Según las fuentes consultadas por EL CORREO, incluso están entrenando con pelotas de goma, un material que prácticamente no se ha utilizado desde que Iñigo Cabacas falleció en 2012 como consecuencia del impacto de uno de estos proyectiles. La Brigada Móvil y la Brigada de Refuerzo, los antidisturbios del Cuerpo, son, de hecho, las únicas unidades de control de masas que puede emplear estas escopetas. Desde entonces, los agentes de protección ciudadana sólo pueden usar pelotas de caucho, un material en principio menos lesivo.

«Todos los escenarios»

Los 180 agentes de estas unidades -se ha convocado también a muchos que están librando- se distribuirán en una treintena de furgonetas. Estarán apoyados por más de 200 agentes de la comisaría de Bilbao, entre los que se incluye a los que 120 correspondía librar, y por ertzainas de unidades especiales, que se repartirán en tres turnos.

Este dispositivo se verá apoyado por la Policía municipal de Bilbao y por el servicio privado de seguridad del Athletic, que se suele encargar de los controles en los accesos al campo. A pesar de ello, en el seno de la organización no ocultan su preocupación, aunque insisten en que se debe esperar a los próximos días para poder recibir información más precisa sobre cuántos ultras vienen a Bilbao. En todo caso, ya de entrada se contemplan «todos los escenarios».

Y hay dos puntos concretos que son observados con especial interés. El primero es la posibilidad de que se produzcan enfrentamientos físicos entre radicales de ambos equipos. Algo que sería más difícil de atajar si llegan aficionados rusos «por su cuenta», en vuelos distintos a los de la expedición oficial. Estos choques, como ha ocurrido en otras ocasiones, podrían diseminar los incidentes por la ciudad, lo que elevaría sustancialmente el peligro. En todo caso, no se espera que lleguen aficionados sin entrada. También preocupa el control en la explanada de San Mamés.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos