Entramos en la torre de control del mayor contribuyente de Bizkaia

Torre de control de Petronor. / Foto: Borja Agudo | Vídeo: Marta Madruga y Pablo del Caño

Petronor ha abierto por primera vez las puertas de su corazón productivo: el centro de control desde el que la refinería ubicada en Muskiz supervisa todos los procesos de tratamiento del crudo

Miguel Pérez
MIGUEL PÉREZ

Petronor ha abierto por primera vez las puertas de su corazón productivo: el centro de control desde el que la refinería ubicada en Muskiz supervisa todos los procesos de tratamiento del crudo que posteriormente llega convertido en combustible a los depósitos de los automóviles. La sala, puesta de largo este jueves ante un numeroso grupo de medios de comunicación, terminó de construirse en noviembre y sustituye a los dos anteriores centros de control que se encargaban de esta actividad y que permanecían en funcionamiento desde los años 70.

La nueva torre ha supuesto una inversión de 8,5 millones de euros, distribuidos fundamentalmente en la adquisición de equipos que han permitido dar «un salto tecnológico importante» y la habilitación de una única sala que concentrará a todo el personal especializado que antes se repartía en dos dependencias. «Había una necesidad de afrontar una reorganización de las dos antiguas salas de control y adecuarlas a una nueva estructura», ha explicado el ingeniero responsable del proyecto, Arturo Fernández, quien ha subrayado la importancia de las nuevas instalaciones al tratarse del «’cerebro’ que controla todos los procesos» de la refinería.

De hecho, el centro está equipado con pantallas que permiten visualizar todos los «puntos críticos» de la planta, cuya superficie equivale a treinta campos de fútbol en la que trabajan 940 personas. Desde estos monitores se realiza el «control del refinado» y comprueban desde los patrones químicos del combustible hasta la calidad del crudo. «También se podría detectar cualquier anomalía en el aire en caso de que hubiese», precisa Arturo Fernández.

Petronor cuenta con un potencial productivo de 12 millones de toneladas anuales, lo que la sitúa como la mayor refinería de España. Es, además, una excelente cliente de Hacienda: aporta del orden de 800 millones de euros, aproximadamente el 12% de toda la recaudación neta de Bizkaia y exporta más de un tercio de su producción, lo que supone casi una quinta parte de todas las exportaciones del territorio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos