La empresa de ambulancias saboteada encara hoy el reto de trasladar a 2.000 enfermos

El servicio funcionó ayer sin problemas por la poca demanda, en la imagen una de las ambulancias en Cruces, pero hoy llegará el reto./L. A. G.
El servicio funcionó ayer sin problemas por la poca demanda, en la imagen una de las ambulancias en Cruces, pero hoy llegará el reto. / L. A. G.

Ambuibérica se enfrenta a su primer día con gran carga de trabajo, tras un estreno tranquilo ayer, en mitad de un clima de tensión laboral

Josu García
JOSU GARCÍA

A mediodía de ayer, Ángela descendía por su propio pie de una ambulancia para ingresar en el hospital de Cruces por un problema con su diabetes, una dolencia que, en su caso, requiere de una especial vigilancia. No fue un viaje urgente al centro médico, sino que fue atendida por uno de los vehículos que se conocen con el sobrenombre de concertados: mueven a pacientes que tienen que acudir a consultas, que están pendientes de una revisión o que reciben rehabilitación. «La verdad es que hemos llamado y han venido enseguida», contaba su marido. Como el traslado de Ángela, ayer se realizaron varias decenas más. Y no hubo retrasos ni problemas.

17 millones de euros anuales abonará el Gobierno vasco a Ambuibérica por el contrato de gestión de las ambulancias concertadas

El servicio funcionó correctamente, a pesar de que en menos de 24 horas se habían producido dos noticias muy relevantes y que amenazaban con sumir en el caos a esta variante del transporte sanitario en el territorio. En la madrugada del sábado, 35 ambulancias resultaron calcinadas por un sabotaje que el Gobierno vasco no dudó en relacionar con un conflicto laboral y con el otro acontecimiento que ha tenido lugar este pasado fin de semana: el relevo en la gestión de esta prestación. A las 00.00 horas de ayer, Ambulancias Bizkaia cedió el testigo a Ambuibérica. Sus 360 trabajadores quedaron inmediatamente subrogados y pasaron a estar en nómina de la compañía vallisoletana, tras dos décadas con su anterior compañía.

Los vehículos quemados han sido sustituidos por otros llegados desde distintos puntos de España

El cambio vivió un primer día tranquilo, pese a que el servicio se desarrolla en las últimas semanas en un clima de tensión. El del sábado no fue el único sabotaje reciente. El jueves, 90 ambulancias aparecieron con las ruedas rajadas. En los últimos cuatro años, los representantes de los operarios han negociado la firma de un nuevo convenio en una mesa de diálogo liderada por la compañía saliente. Ahora, los sindicatos ven cómo buena parte de los compromisos alcanzados podrían quedar en papel mojado, por la entrada de un nuevo empresario.

Contrato por un año

En este contexto se ha producido un relevo que hoy vivirá su prueba de fuego. Y es que, el primer día laborable se antoja complicado. Ambuibérica tendrá que atender 2.000 traslados, en su mayoría planificados, pero también deberán dar cobertura a los imprevistos y a los movimientos que puedan surgir para atender a aquellas personas que reciben el alta hospitalaria, por ejemplo. La mercantil lo hará con su flota de ambulancias íntegra, ya que los vehículos que ardieron el sábado han sido sustituidos. «Estamos cambiando la imagen de algunos de ellos, pero esperamos contar con todas las unidades disponibles», explicó ayer su gerente, Carlos Magdaleno. La empresa ha traído refuerzos de diferentes puntos de España donde también trabaja. «A ver cómo se nos da el primer día ajetreado de verdad. Con lo que ha pasado va a ser un reto, pero tenemos confianza en que todo va a salir bien», añadía.

La Ertzaintza busca a los autores del sabotaje

La Ertzaintza continúa investigando el sabotaje que en la madrugada del pasado sábado calcinó 35 ambulancias de Ambuibérica en la localidad de Arrigorriaga para dar con sus autores. No hay duda de que el fuego fue provocado. Así lo aseguró el Departamento de Salud del Gobierno vasco. La empresa afectada también sostuvo que «no fue algo casual», y los sindicatos condenaron la acción. En los alrededores del polígono Atxukarro se hallaron algunos recipientes que podrían contener líquido inflamable, así como varios paños que pudieron utilizarse para propagar las llamas.

Durante el día de ayer, los trabajadores de Ambuibérica se emplearon a fondo para retirar todos los vehículos quemados. 29 de las unidades quedaron completamente calcinadas y otras cinco, afectadas. Aún no hay un cálculo económico de los daños producidos.

Los trabajadores que ayer acudieron a su puesto vestían ropa nueva. El contrato que Salud ha adjudicado a Ambuibérica tendrá un coste de 17 millones de euros. La encomienda es por un año, con posibilidad de una prórroga de otros 12 meses. La empresa vallisoletana también gestiona la Red de Transporte Sanitario Urgente (RTSU) de Bizkaia, después de que los jueces le dieran la razón en un pleito que le ha costado al Ejecutivo autonómico un millón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos