Un 27% de los edificios de Bilbao tiene problemas de accesibilidad

Ascensor recientemente instalado en un edificio de Otxarkoaga. /Yvonne Fernández
Ascensor recientemente instalado en un edificio de Otxarkoaga. / Yvonne Fernández

El Ayuntamiento destinará este año 700.000 euros para subvencionar comunidades vecinales que quieran eliminar estas barreras arquitectónicas

MARTÍN IBARROLA

Jardines sin ninguna rampa de entrada, portales por encima de la cota de la acera, pisos sin ascensor... Aproximadamente un 27% de los edificios de Bilbao tienen problemas de accesibilidad y el Ayuntamiento pretende ofrecer una «resolución integral». El concejal de urbanismo, Asier Abaunza, ha anunciado esta mañana que este año se destinará una subvención total de 700.000 euros para «instalar cualquier elemento que mejore la accesibilidad y elimine barreras arquitectónicas en viviendas». La convocatoria, que ya se ha repetido otros años, tiene como novedad las ayudas para suprimir obstáculos urbanísticos exteriores, aunque sean de titularidad privada.

El concejal alentó a los bilbaínos a iniciar este tipo de obras, «son los propios vecinos los que deben animarse». El año pasado las autoridades municipales asesoraron más de cien casos, que acudían con preguntas y dudas sobre este tipo de ayudas. Tal y como han explicado desde el área, la cuantía cubre un 10% del coste real de la obra y depende de ciertas especificidad. Para instalar un ascensor se ofrecen hasta 15.000 euros; para ampliar su recorrido, 6.000; para construir plataformas elevadoras y rampas, 2.500; para una iniciar una obra que afecte a varios portales, 1.500. En caso de que sean urbanizaciones exteriores, si se trata de un ascensor subvencionarán hasta 9.000 euros y en caso de otras barreras, 4.000, si no supera el 20% del coste. Cualquiera de estos incentivos son compatibles con los que concede el Gobierno vasco y otras administraciones y entidades.

7 expropiaciones para ascensores

El último año se llevaron a cabo siete expropiaciones de tiendas, lonjas comerciales y otros locales para ayudar a superar estos obstáculos diarios. «La accesibilidad siempre prima a la propiedad. Si una comunidad necesita un poco de espacio ajeno para instalar, por ejemplo, el foso o la sala de máquinas de un ascensor, el Ayuntamiento ayudará a los vecinos a tramitar lo que legalmente se denomina una expropiación forzosa. Rara vez supera los 10 metros cuadrados y, en principio, el propietario de ese trozo de edificio no se puede negar», explicaron desde el área de Urbanismo. En caso de no lograr un acuerdo entre ambas partes, un jurado especializado en estos asuntos decidirá el coste exacto para la indemnización.

Además, durante el 2017 el Consistorio subvencionó 152 actuaciones en toda la villa, por un importe total de 682.000 euros, un 52% más que el año anterior. Este dinero ayudó a mejorar 3.165 viviendas. La Sociedad Municipal Surbisa, por otro lado, se encargó de la rehabilitación del Casco Viejo, Bilbao La Vieja, Zorrotzaurre, el barrio de los Ferroviarios, Olabeaga, La Cruz, Irala y Zazpilanda, apoyando 33 actuaciones e interviniendo en 365 viviendas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos