El Correo

La deducción por vivienda resta 375 millones de euros anuales a las arcas públicas vascas

La deducción por vivienda resta 375 millones de euros anuales a las arcas públicas vascas
  • El Estado ya no aplica la desgravación en el IRPF y la anunciada reforma fiscal en Euskadi vuelve a situarla en el punto de mira de las diputaciones

La recta final del año 2017 va a ser especialmente intensa en materia fiscal en el País Vasco porque diputaciones y Gobierno vasco ya han anunciado su deseo de hacer una doble reflexión. La primera, sobre los resultados de la que entró en vigor en enero de 2014. La segunda, la más trascendental, sobre los hipotéticos cambios que se pueden introducir, principalmente en IRPF y Sociedades, a partir del 1 de enero de 2018.

En estas estábamos cuando el Observatorio Vasco de la Vivienda, un organismo que depende del Departamento de Medio Ambiente del Gobierno vasco, acaba de hacer público un informe sobre el impacto real que tienen las deducciones por vivienda en el IRPF. Esto es, su impacto en los ingresos del conjunto de la Administración vasca. En total, las arcas públicas de la comunidad autónoma dejan de ingresar 375 millones de euros cada año, lo que supone el 3% sobre el total de la recaudación por impuestos. La mera elaboración del informe es un aviso a navegantes y da a entender que alguien ya ha puesto la deducción por vivienda en el radar de la reforma fiscal. No será para aumentarla, seguro. En todo caso para eliminarla, como ya hizo el Gobierno central a partir de 2013.

De esos 375 millones de euros, 306 millones corresponden a la deducción por adquisición; 19,6 por rehabilitación y 69 millones a la de alquileres. Esta última, en realidad, fue instaurada como una medida de lucha contra el fraude, ante la evidencia generalizada de que casi nadie declaraba los ingresos que obtenía por alquilar viviendas. Así, concediendo una desgravación al inquilino y obligándole con ello a declarar los datos del arrendador, el censo de estos últimos ha comenzado a acercarse a la realidad.

Las últimas reformas fiscales, tanto en el País Vasco como el Estado, han tendido a la reducción de estas deducciones ligadas a la vivienda. Madrid la ha eliminado, salvo para casos muy especiales como es el de jóvenes con escasos recursos o personas discapacitadas. En Euskadi han sufrido sucesivos 'cepillados', de la misma forma que las aportaciones a planes de pensiones han experimentado una progresiva limitación y, apunten también esto, es probable que también sufran otra adicional a finales de este año.

El informe del Observatorio Vasco ya anticipa un análisis que puede servir como base a los legisladores a la hora de sacar la máquina de recortar. En este caso, de recortar para el contribuyente y de engordar para el gasto público. «La deducción por compra de vivienda beneficia en mayor medida a los niveles de renta medios y superiores. En cambio, la deducción por alquiler se concentra en las personas con un nivel de ingresos claramente inferior», señala el documento. Efectivamente, un aviso a contribuyentes.

Temas

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate