El Correo

Las haciendas vascas estrecharán el cerco fiscal sobre las multinacionales

El diputado de Hacienda de Bizkaia, José María Iruarrizaga.
El diputado de Hacienda de Bizkaia, José María Iruarrizaga. / Iñaki Andrés
  • Aumentan las sanciones por la utilización de cajas registradoras trucadas para ocultar la facturación real

Las haciendas forales vascas van a estrechar el control sobre la actividad real de las empresas multinacionales en el País Vasco, gracias a una nueva normativa europea que obliga a este tipo de empresas a realizar una declaración individual en cada país. La medida pretende poner un dique a una de las vías de elusión más extendidas entre las grandes compañías, que es el desplazamiento artificial de sus ventas hacia los países con menores tipos de tributación.

Este control ha pasado a ser imprescindible con el aumento exponencial que ha experimentado el comercio electrónico, realizado por empresas multinacionales que tienen su sede en países de baja tributación. También fruto del proceso de internacionalización de muchas empresas industriales. El diputado de Hacienda de Bizkaia, José María Iruarrizaga, ha anunciado hoy que además el Ejecutivo foral de este territorio va a poner en marcha una unidad especializada en fiscalidad internacional. En 2017 las haciendas forales tendrán, por primera vez, una información completa sobre las actividades financieras –depósitos, cuentas corrientes, etc.- que realizan los contribuyentes vascos en 54 países de todo el mundo, gracias a la entrada en vigor de un nuevo convenio internacional de intercambio de datos.

Dentro de las actividades de lucha contra el fraude, lo que circula a velocidad más lenta es el control de las cajas registradoras de bares, restaurantes y comercios. Un proyecto que se anunció hace ahora un año, que se desarrolla de forma conjunta por parte de las tres haciendas forales y el Gobierno vasco, pero que no ha pasado por el momento de la fase de estudio. Iruarrizaga ha anunciado hoy que en 2017 se harán los cambios normativos que permitan ese control en tiempo real de la facturación de todos los establecimientos abiertos al público, además de adoptar una decisión sobre la tecnología que se va a implementar.

Sí van a incrementarse, sin embargo, las sanciones para los establecimientos que utilicen el denominado 'software de doble uso' en sus cajas registradoras, lo que permite llevar de una forma relativamente fácil ocultar una parte de la facturación. Bizkaia quiere aumentar hasta 60.000 euros la sanción mínima para estos casos -en la actualidad es de 1.200 euros-, mientras que Gipuzkoa va a situarla en 30.000 euros.

Por otra parte, la Hacienda foral de Bizkaia detectó el pasado año fraudes fiscales por un importe de 461,6 millones de euros, lo que supone un aumento del 3,26% en comparación con lo destapado en 2015. Las operaciones relacionadas con el Impuesto de Sociedades y de no residentes figuran como las de mayor relevancia, con 205,7 millones de euros, seguidas por la ocultación de IVA, que alcanzó la cuantía de 105,5 millones. Por otra parte, el fisco vizcaíno remitió el pasado año a la Fiscalía un total de 29 expedientes, al entender que los contribuyentes afectados habían incurrido en un delito penal.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate