El Correo

Enel consuma el desmembramiento de Endesa

El presidente de Endesa, Borja Prado.
El presidente de Endesa, Borja Prado. / Archivo
  • Los accionistas de la empresa española aprueban la venta del negocio latinoamericano a su matriz italiana

  • La Junta da luz verde a dos dividendos extraordinarios por valor de más de 14.600 millones

  • El presidente, Borja Prado, defiende una operación “que beneficia a todos los accionistas”

Los accionistas de Endesa -controlada en un 92% por Enel- han dado el visto bueno a la venta de los activos latinoamericanos de la compañía española a su matriz italiana por un valor de 8.253 millones de euros. La Junta General Extraordinaria de Accionistas también ha refrendado la propuesta del Consejo de Administración de repartir un dividendo extraordinario por similar importe, al que se añadirá una segunda retribución que asciende a 6.353 millones. En total, un dividendo de 13,8 euros por acción -“el mayor jamás repartido en la historia de España, según ha destacado el presidente del grupo, Borja Prado- y que supone más de 14.600 millones de euros.

Una cantidad que irá en su mayor parte a manos de Enel, con lo que la eléctrica italiana consuma su jugada maestra: hacerse con el negocio más boyante de Endesa prácticamente sin coste alguno. La española, por su parte, ve reducida su actividad a la Península Ibérica, donde “consolidará su liderazgo como la mayor empresa integrada en producción, distribución y comercialización de energía”, en palabras de Prado.

Algunos accionistas minoritarios mostraron su disconformidad con la operación, que entienden como “una liquidación parcial a de la empresa”, y que “sólo beneficia a los accionistas mayoritarios”. También cuestionaron el hecho de que Endesa tenga que endeudarse -por valor de casi 5.500 millones de euros- para hacer frente al pago del segundo dividendo extraordinario.

Prado ha defendido una operación “que beneficia a todos los accionistas” y que “cumple rigurosamente con las normas de buen gobierno corporativo”. Respecto al endeudamiento previsto, el máximo mandatario de Endesa destaca que responde a la necesidad de adoptar “una estructura de capital más adecuada”.

Nombramiento

La Junta también dio luz verde al nombramiento del nuevo consejero delegado de la compañía, José Bogas, tras la renuncia de Andrea Brentan, materializada el pasado día 1 de octubre. Prado tuvo palabras de elogio para el directivo italiano, cuya “inteligencia, tenacidad y compromiso” han posibilitado “el progreso de Endesa en los últimos años”. Respecto a Bogas, destacó que “es la persona idónea para ejecutar con éxito la nueva estrategia de Endesa, enfocada en el mercado ibérico”.

El nuevo consejero delegado expuso en su intervención las líneas maestras del nuevo plan industrial de la compañía, que contempla una inversión de 2.500 millones de euros entre 2014 y 2016 para el desarrollo y mantenimiento de sus negocios en la Península. Bogas considera que Endesa encara el futuro “dentro de una situación regulatoria estable”, pese al impacto negativo que la reforma eléctrica ha tenido en los resultados del grupo. El nuevo consejero delegado destaca el hecho de que alrededor del 65% del Ebitda –resultado antes de impuestos, intereses y amortizaciones- proviene de actividades reguladas, “lo que asegura la estabilidad y la predictibilidad de nuestros flujos de caja”.

Temas