El Correo

La Inspección de Trabajo aflora 2.104 empleos irregulares en Euskadi en 2016

Javier de Andrés, en la rueda de prensa de esta mañana.
Javier de Andrés, en la rueda de prensa de esta mañana. / Jesús Andrade
  • El cobro de las cuotas atrasadas incorpora cerca de 41 millones de euros a las arcas de la Seguridad Social

El delegado del Gobierno en el País Vasco, Javier de Andrés, ha presentado este miércoles el balance de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social (ITSS) en Euskadi correspondiente a 2016 y el último quinquenio. El organismo ha hecho aflorar un total de 2.104 personas que trabajaron de forma irregular durante el último ejercicio, 1.085 de ellas en Bizkaia, 598 en Gipuzkoa y 421 en Álava.

Estos empleos que deberán ser regularizados se suman a los 9.993 puestos descubiertos por las inspecciones desde la puesta en marcha del Plan contra el fraude en el empleo en el 2012. «En los primeros años de la crisis existía un alto riesgo de que algunos empleadores aprovechasen el mal contexto económico para empeorar las condiciones de sus trabajadores, por lo que se decidió intensificar estos controles», ha explicado el delegado del Gobierno.

La obligación de dar de alta a estos trabajadores generó cerca de 41 millones de euros en 2016, y la recaudación aflorada durante el último quinquenio ya alcanza los 210.665.382 euros. La planificación para el 2017 contempla un total de 6.724 visitas programadas contra el fraude a la seguridad social además de «las que puedan surgir por denuncias de carácter individual».

Carlos García, director territorial de la ITSS en Euskadi, ha anunciado que la mayoría de las revisiones para detectar casos de economía sumergida tendrán lugar en la hostelería, el comercio y el sector servicios. «La experiencia nos demuestra de forma reiterada que son algunos de los ámbitos donde más se producen situaciones de empleo irregulares», ha añadido. En total, el organismo prevé realizar un total de 9.469 visitas contra esta modalidad de fraude a lo largo del año.

Junto al empleo irregularizado, la infracotización a la Seguridad Social, la falta de aplicación de convenios, las horas extra no cotizadas, el falso empleo a tiempo parcial y el fraude de prestaciones mediante la simulación de contratos siguen siendo algunas de las conductas más repetidas. «Hemos vivido ilusionados con la idea de que Euskadi ha sido una comunidad autónoma cumplidora durante muchos años, pero lo cierto es que la crisis ha traído comportamientos fraudulentos como la presencia de empresas ficticias que debemos combatir», ha afirmado De Andrés.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate