El Correo

En el aire 260 empleos en la planta de planchas de Bosch en Vitoria

Trabajadores de la antigua Ufesa, hoy BSH y perteneciente al grupo Bosch, se concentraron ayer ante la planta de Vitoria.
Trabajadores de la antigua Ufesa, hoy BSH y perteneciente al grupo Bosch, se concentraron ayer ante la planta de Vitoria. / blanca castillo
  • La decisión del fabricante de electrodomésticos de poner en venta la antigua Ufesa, dedicada a producir planchas, suscita «incertidumbre» entre la plantilla

La intención del fabricante de electrodomésticos BSH, perteneciente al grupo Bosch, de vender su negocio de planchado, afecta de lleno a la sede que tiene en Vitoria. Es la antigua Ufesa, que cumple ahora 40 años y que en 1977 fue pionera en el sector al ser la primera factoría española de planchas de vapor. Cuatro décadas después, el futuro de la planta que da empleo a 260 trabajadores -60 de ellos eventuales- es incierto. «Nos dicen que hay problemas de rentabilidad, parece que aquí en los últimos años no cuadran las cuentas. Y si la idea es vender, la incertidumbre es máxima», admiten portavoces de USO, el sindicato mayoritario en un comité en el que también tienen representación ELA y LAB.

Solo la fábrica alavesa y otra de China, en Nanjing, se dedican a producir planchas y centros de planchado. Y el futuro de ambas es el mismo, la venta. BSH ha decidido enfocar su actividad y concentrar sus inversiones en los electrodomésticos dedicados a «preparación de alimentos (robots de cocina), aspiración (aspiradores) y preparación de bebidas (cafeteras), como familias futuras de crecimiento rentable», asegura la compañía.

Con lo que para su filial de Vitoria -la compró en 1998-, esta multinacional líder en el sector de electrodomésticos pretende encontrar el «comprador más adecuado y que ofrezca la mayor confianza para seguir con la actividad industrial y poder mantener a largo plazo la viabilidad de la fábrica». Pero a pesar de estas buenas intenciones, en el seno del comité reinan la incertidumbre y el escepticismo «porque si Bosch, que es nuestro principal cliente, quiere abandonar también el negocio del planchado como parece ser, la pérdida sería considerable». Además, la fabricación de planchas «es un 1% para BSH», añaden fuentes sindicales, «y la repercusión es mínima».

Los representantes de los trabajadores esperan que el comprador pertenezca al sector del electrodoméstico «y que no sea un fondo de inversión, pero sin una marca de referencia todo resultará más complicado». Con todo, la fabricación en la antigua Ufesa en principio seguirá como hasta ahora -produce «1,3 millones de planchas, no dos como se ha dicho», señala el comité- y se quieren lanzar nuevos productos con prestaciones innovadoras. BSH «fabrica una amplia gama y tiene en propiedad más de 100 patentes», destaca la compañía.

62 millones de beneficio

El grupo BSH en España, con siete plantas en total y presencia en Montañana y La Cartuja en la provincia de Zaragoza, en Estella y Esquíroz en Navarra, y en Santander, cerró el año pasado «con 62 millones de euros de beneficio, pero nuestra planta en Vitoria -comprada por el grupo en 1998- es la única con pérdidas», detallan desde USO.

Además de la preocupación por los 260 empleos, existe una incertidumbre añadida por el futuro de los operarios que han de salir este año y el próximo de la planta con contrato-relevo. «También tenemos que empezar a negociar el convenio, que caducó el año pasado aunque mantenemos la ultraactividad», concluyen los portavoces sindicales.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate