El Correo

Agárralo como debes

Ibone Elorza muestra uno de los escobones con recogedor e Unai Arketa un rastrillo de jardinería.
Ibone Elorza muestra uno de los escobones con recogedor e Unai Arketa un rastrillo de jardinería. / Telepress
  • La empresa de Leioa Erre Use Evolution ha desarrollado un mango ergonómico que permite realizar tareas como barrer o pintar con mayor comodidad

Una escoba es básicamente igual a otra desde los tiempos de la Cenicienta. Han cambiado los materiales, obvio, pero ninguno de ellos ha conseguido aligerar un poco el trabajo y mucho menos, el dolor de espalda de quienes la utilizan con frecuencia. Si han mejorado las cosas, lo nota más el parqué que quien lo barre, algo que la ‘startup’ Erre Use Evolution ha decidido cambiar a fuerza de ingenio. Sus promotores, Unai Arketa e Ibone Elorza, han desarrollado un mango ergonómico que se acopla al escobón y permite manejarlo con idéntica destreza pese a utilizar una sola mano y mantener una postura erguida. Todo un alivio para la espalda.

La idea parte de la propia experiencia de su promotor. Arketa regentaba un bar en el que, como en tantos pequeños negocios, le tocaba hacer un poco de todo. Incluyendo pasar la escoba. «Se me ocurrió barriendo la terraza. Notaba cómo día a día se me iba cargando la espalda y encima no hacía el trabajo con la rapidez que yo quería. Me decía a mí mismo que era increíble que la escoba y el recogedor no hubiesen evolucionado absolutamente nada en tantísimos años pese a que hay profesionales que los emplean todos los días y que por su uso constante acaban teniendo problemas posturales. Así que empecé a darle vueltas, a buscar una herramienta que me permitiera hacer el mismo trabajo sin forzar el cuello y de una manera más rápida», explica.

Él mismo hizo en casa los primeros los prototipos, si es que se puede dar tal nombre a las varas de metal que fue doblando hasta conseguir el ángulo que, en su opinión, ofrecía el agarre perfecto, el que permitía que «el palo de la escoba se adaptara a mí y no yo a él». Después, con la colaboración de la ingeniería barakaldesa Enaiden, desarrollaron los primeros modelos, que se fueron ajustando hasta diseñar el mango ergonómico finalmente patentado; una empuñadura ensamblada a una carcasa que se sujeta en el antebrazo y a la que se acopla la escoba. Es decir, E-Use viene a ser una prolongación, un mango extensible, del palo tradicional que, con un simple encaje, modifica la forma de barrer al repartir el esfuerzo antes localizado en la muñeca y permitir mantener la espalda derecha en todo momento. Del agárralo como puedas al agárralo cómo debes.

Certificado oficial

El siguiente paso fue certificar que el invento era efectivamente ergonómico, examen que E-Use superó con éxito tras someterse a la pruebas biomecánicas realizadas en la Universidad de Ingeniería de Zaragoza a cargo del Instituto de Ergonomía Inermap, de Mapfre y General Motors. «Hicieron comparaciones en el uso de útiles convencionales con otros que tenían nuestro mango, y los resultados fueron muy buenos; se reducía un 30% la fatiga, un 70% la probabilidad de sufrir molestias músculo-esqueléticas y se incrementaba la productividad un 30%», explica el inventor.

Con ese espaldarazo y el certificado logrado después de la Asociación Española de Ergonomía, Arketa y Elorza se animaron a buscar más aplicaciones a su idea. A la escoba y el recogedor les seguiría, cómo no, la fregona, pero también podían adaptarse al E-Use rastrillos de jardinería, rodillos de pintura o bicheros para recoger los cabos de una embarcación. «Su uso es apto para todas las personas no sólo en el ámbito profesional, sino también en el doméstico. Facilita mucho las tareas a las personas mayores o con alguna discapacidad y tiene muchas aplicaciones e la ortopedia», señala su creador.

El próximo salto, además de nuevos útiles a los que acoplar el mango, será el desarrollo de aspiradoras o limpiadoras de agua a presión que ya lleven incorporado el mango. Para lograr los fondos necesarios la compañía ha decido participar los próximos días 18 y 19 de octubre en B-Venture, el congreso que reunirá a promotores de ‘starups’ con financiadores de la mano de EL CORREO, y que cuenta con el patrocinio del Gobierno vasco, la Diputación foral de Bizkaia y el Ayuntamiento de Bilbao, y la colaboración de Banco Sabadell Startup, Laboral Kutxa, Elkargi, ESIC, la Cámara de Comercio de Bilbao y la Universidad del País Vasco (UPV/EHU).

Actualmente, está poniendo todo su esfuerzo en la comercialización tanto de los mangos como de sus accesorios –sólo se pueden usar conjuntamente– que, además de través de Amazon desde la semana que viene, van a realizar mediante acuerdos con grandes firmas internacionales. «Ya se han interesado por la licencia para después operar en toda Europa bajo su propia marca Outils Wolf en la línea de jardinería y HSI Hermann Schwerter, que es proveedor de Leroy Merlin y Bauhaus, con los productos de limpieza. En Estados Unidos Stanley Black & Decker está haciendo pruebas con toda la gama porque quiere lanzar una línea especial de herramientas dirigida a personas mayores», señala Arketa. Mientras, la producción propia la realizan con empresas vascas; la inyección de plásticos la realiza Proinyec en Galdakao, los elementos metálicos Troem Ega Transformes en Amorebieta y los cepillos de limpieza Cepial en Vitoria.

Temas