El Correo

La Fiscalía abre diligencias tras la denuncia de Kutxabank contra Mario Fernández

Mario Fernández, con Gregorio Villalabeitia, su sucesor en Kutxabank.
Mario Fernández, con Gregorio Villalabeitia, su sucesor en Kutxabank. / Telepress
  • El banco vasco ha actuado contra su expresidente por el pago de 243.000 euros a un bufete que contrató al socialista Mikel Cabieces, exdelegado del Gobierno en Euskadi

La Fiscalía ha abierto diligencias sobre la supuesta “actuación irregular” del expresidente de Kutxabank, Mario Fernández, al haber contratado, a través de un bufete vinculado a la entidad, al socialista Mikel Cabices, exdelegado del Gobierno en el País Vasco. El caso fue denunciado ante el ministerio público por el propio banco vasco, después de que su auditoría interna detectara un sobrecoste de más de 243.000 euros durante los tres últimos años en la iguala acordada con un despacho de abogados. Esa cantidad correspondería al salario abonado en ese periodo al exalcalde de Portugalete, que al conocerse los hechos presentó su dimisión en la ejecutiva del PSE y se dio de baja como militante del partido. Mario Fernández ha expresado su “profundo malestar” por el “grave daño” causado a su honor, y ha devuelto a Kutxabank, de su propio bolsillo, el dinero abonado a Cabieces.

"Como siempre que se recibe una denuncia", la Fiscalía de Bizkaia ha puesto en marcha una investigación para determinar la existencia o no de algún tipo de delito, han explicado fuentes del ministerio público.

El consejo de administración del banco, controlado de forma mayoritaria por el PNV, decidió el pasado jueves llevar ante la Justicia a su expresidente, que fue sustituido por Gregorio Villalabeitia a finales de noviembre. La medida fue adoptada “una vez verificada” esa “actuación irregular”, en “cumplimiento de la legalidad vigente y de las indicaciones de los órganos de supervisión”.

Mario Fernández ha defendido "la integridad y honestidad” de su gestión al frente del banco y ha manifestado su "sorpresa" por el comunicado en el que Kutxabank anunció la denuncia ante la Fiscalía, ya que “parece dar por sentado unos presuntos hechos sobre los que a su vez pide investigación".

"Nadie de Kutxabank ni de sus accionistas se han puesto en contacto conmigo para notificarme el inicio de ninguna acción legal y/o investigación. Ante tal cúmulo de desinformación solo puedo manifestar mi sorpresa, indignación e indefensión", ha subrayado. Por ello, ha advertido de que "cualquier información o acción que dañe mi honor tendrá una adecuada respuesta. Me reservo el derecho a ejercer las acciones legales que en su momento estime oportunas".

Cabieces no ha ofrecido, por ahora, ninguna explicación pública sobre el caso, que ha derivado en una tormenta política en Euskadi.