El Correo

La gasolina registró en octubre el mayor descenso en dos años

Una mujer repostando en una gasolinera.
Una mujer repostando en una gasolinera. / Archivo
  • La gasolina 95 cayó un 3,4%, mientras que el gasóleo se abarató un 3%

  • Sin embargo, las petroleras aumentaron sus márgenes respecto al mes anterior

El petróleo cotiza en mínimos desde verano, lo que se ha dejado sentir también en el precio de los carburantes de automoción. Así, la gasolina registró en octubre la mayor caída en los dos últimos años. Según el informe que mensualmente elabora la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), la gasolina 95 se abarató un 3,4% respecto a septiembre, hasta situarse en un promedio de 1,371 euros por litro. En el caso del gasóleo la caída alcanzó el 3%, lo que dejó el precio del litro en 1,29 euros.

En lo que respecta a la cotización internacional de referencia de ambos tipos de carburantes, disminuyó un 9,1% en el caso de la gasolina, mientras que para el gasóleo el descenso fue del 6,9%. En ese mismo mes, la depreciación del euro frente al dólar -otro de los factores que inciden en el precio final de las gasolinas- fue del 1,8%.

Sin embargo, los márgenes brutos promedio obtenidos por las petroleras -diferencia entre la cotización internacional del producto y el precio del combustible antes de impuestos- aumentaron en octubre respecto a septiembre para situarse en 17,9 céntimos de litro para la gasolina 95 (+5,1%) y 17,3 en el caso del gasóleo (+3,4%). Una evolución al alza que, explica la CNMC, suele producirse en un entorno de bajada de precios.

El informe también destaca que España continuó en los puestos de precios antes de impuestos de los carburantes más elevados de la UE, si bien desciende su posición en el ranking respecto al mes anterior. Así, en el caso de la gasolina 95 fueron 2,5 céntimos superiores, aunque los precios de venta al público se situaron por debajo de los de la zona euro (-17,8 céntimos) debido a que la carga impositiva es inferior en España a la media europea. En el caso del gasóleo los precios antes de aplicar los gravámenes resultaron 3,5 céntimos más elevados, mientras que después de impuestos quedaron 6,1céntimos por debajo del promedio de la zona euro.

En cuanto a las marcas, BP siguió marcando los precios más bajos respecto a los otros dos operadores principales (Repsol y Cepsa) en el caso del gasóleo. Por el contrario, en el de la gasolina 95 la compañía británica registró los precios más altos y Repsol, los más baratos.

El estudio de la CNMC también analiza la evolución de la demanda de carburantes, que creció un 5,4% respecto al mismo mes de 2013, si bien descendió un 0,6% en comparación con septiembre.