El verde ganará terreno en las piscinas descubiertas de Gane en Amorebieta

Fotomontaje del aspecto que mostrarán las piscinas de Gane tras las obras de remodelación. / ATYO
Fotomontaje del aspecto que mostrarán las piscinas de Gane tras las obras de remodelación. / ATYO

Las obras para ejecutar los nuevos vestuarios, que tendrán solarium natural, arrancarán el lunes y se prolongarán durante medio año

VIRGINIA ENEBRAL AMOREBIETA-ETXANO.

El verano que viene, cuando el sol asome de nuevo, los zornotzarras estrenarán unas remodeladas piscinas de Gane. Ese es el objetivo de las obras que arrancan el lunes y tienen un plazo de ejecución de seis meses. Una vez se llevó a cabo la primera fase, que consistió en ampliar la zona verde y realizar algunas mejoras en los actuales cambiadores, ha llegado el momento de derribarlos para sustituirlos por otros más modernos. «El edificio de vestuarios y botiquín está obsoleto ya que se utiliza para más usos que los previstos en el momento de su construcción. En verano la asistencia media es de unas 150 personas, para lo cual las instalaciones actuales no están bien preparadas», reconocieron en abril los responsables municipales.

A partir del verano de 2018, las instalaciones ubicadas en el barrio de Jauregizahar, que tienen más de treinta años de vida, contarán con tres edificios modernos de una única planta, contiguos, los dos principales serán para los vestuarios masculinos y femeninos, y además habrá un almacén donde se ubicará una caldera de biomasa y el botiquín. La superficie total será de 452 metros cuadrados, lo que significa duplicar el espacio actual.

La estructura principal será de hormigón armado y en la fachada principal se dispondrán los accesos al edificio. En las fachadas laterales se abrirán grandes ventanales para aprovechar la entrada de luz natural y garantizar una mejor ventilación. Las nuevas instalaciones contarán, además, con una caldera de biomasa de astilla y con controladores de luz solar que permitirán que el edificio sea más eficiente energéticamente. El diseño ha tenido en cuenta su ubicación frente a la pendiente existente y, con la finalidad de que queden integrados en el entorno, se cubrirá el edificio con un acabado en hierba artificial. Esto permitirá que la cubierta pueda ser aprovechada como zona solarium.

La construcción de estos futuros vestuarios supondrán una inversión de 571.000 euros, que se sumarán a los 60.000 euros que acarreó la primera fase. Durante aquellos trabajos se suprimió un camino de hormigón donde se plantó césped para ganar extensión de área verde hasta superar los 400 metros cuadrados. Se eliminaron también gran parte de los setos interiores que quitaban visibilidad a diversos puntos de la instalación y se mejoró la accesibilidad y el tránsito de los usuarios. Asimismo, se amplió la pavimentación de las zonas de las duchas y se mejoró el drenaje. Por último, se reparó el alicatado y se pintaron los techos y el solado.

En total se invertirán más de 600.000 euros para un proyecto que responderá a «una demanda muy solicitada por los zornotzarras», subrayó entonces el alcalde, Andoni Agirrebeitia.

Fotos

Vídeos