Vecinos del Casco Viejo durangués urgen a mejorar el acceso durante la sokamuturra

Reclaman que se mejoren los accesos al casco viejo en las sokamuturras./ MAIKA SALGUERO
Reclaman que se mejoren los accesos al casco viejo en las sokamuturras. / MAIKA SALGUERO

La asociación comparte las quejas de los vecinos de Kurutziaga y aboga por una «buena rotación» de las txosnas

MANUELA DÍAZ DURANGO.

Los problemas de seguridad que han puesto sobre la mesa los residentes en Kurutziaga después de conocer que las txosnas se ubicarán este año en su calle, han movilizado a la asociación de vecinos del casco viejo. Durangoko Alde Zaharra (DAZ) urge a mejorar la entrada y salida de la zona histórica de la villa durante el horario de la sokamuturra, una reivindicación que aseguran llevan años pidiendo. Para ello, proponen habilitar personal en los puntos de fácil acceso después de informar debidamente a todo el vecindario.

Pero este no es el único tema relacionado con la seguridad en fiestas que instan a mejorar. Piden mayor control para tener liberadas las cárcavas. Es precisamente durante este periodo en el que quedan obstaculizadas por algunos establecimientos hosteleros. «¿Qué pasaría si en un caso de emergencia, tuviesen que acceder los bomberos?, se preguntan con miedo a que en la villa se repita el incendio que arrasó en Bermeo parte del casco viejo. «Llevamos años luchando para que estén libres y accesibles para poder intervenir en caso de emergencia «, explicaron.

Desde DAZ se solidarizan con las quejas vertidas desde Kurutziaga. En cuanto al ruido y la suciedad que se genera en el entorno recordaron que los residentes en Pinondo, Santa Ana, Santanoste y parte alta del Casco Viejo cercano a la zona, «lo llevan soportando durante muchos años, algunos de ellos muy consecutivos». Las txosnas mantienen un peregrinaje constante que les ha llevado por Kurutziaga hace cinco años, Landako Gunea hace dos o Pinondo el pasado año y en 2013 y 2014, ante un tira y afloja entre la comisión de txosnas, el Ayuntamiento y vecinos del Casco Viejo. En este sentido, DAZ reclama una «buena rotación» porque, aunque a nadie le agrada los efectos colaterales de la fiesta, «creemos firmemente en la necesidad de las txosnas en las fiestas ».

«Buena convivencia»

Desde la comisión de txosnas, integrada por trece asociaciones, abogan por llegar un acuerdo con el Ayuntamiento que les evite cada año tener que negociar por un espacio en el pueblo. Kurutziaga es a su juicio un buen escenario. «Queremos que exista una buena convivencia con los vecinos y sin duda estaremos más pendiente del tema de seguridad». Según explicaron, si hace cinco años -la primera vez que las txosnas pisaban Kurutziaga-la ambulancia no logró entrar a la zona tardando más de cuarenta minutos fue porque había un «muro encadenado al suelo». «Vigilaremos para que no vuelva a ocurrir y todo lo que esté en nuestras manos lo haremos». El recinto contará este año con tres carpas -una menos que el pasado año- y cuatro txosnas.

Los residentes en Kurutziaga, por su parte, están «preocupados». Si bien son conscientes de que el tiempo se les ha echado encima, no tiran la toalla. Ayer, tras la reunión mantenida a puerta cerrada el miércoles por la noche, presentaron una propuesta en el Ayuntamiento para solventar la problemática a la que se enfrentan. Sin embargo, han optado por esperar a que el Consistorio se pronuncie al respecto.

Temas

Durango

Fotos

Vídeos