Urkiola quiere recuperar su espacio como 'santuario' del buen comer

El Landajuela reabrirá sus puertas la próxima Seman Santa. /  E. C.
El Landajuela reabrirá sus puertas la próxima Seman Santa. / E. C.

La próxima reapertura de uno de los restaurantes cerrados hace una década relanzará la actividad hostelera en el enclave

NAHIKARI CAYADO DURANGO.

A tan solo 8 kilómetros de Durango se encuentra el parque natural de Urkiola, uno de los iconos más antiguos del Duranguesado, que desgraciadamente, «ya no es lo que era». Con el paso del tiempo ha pasado de ser uno de los mayores atractivos de Euskadi a convertirse en una segunda opción de ocio y turismo entre los vascos. «Antaño era muy habitual ver a familias haciendo barbacoas o recogiendo flores los días soleados días de verano», recuerdan con nostalgia desde el restaurante Bizkarra, situado en el emblemático enclave.

Muchos establecimientos tuvieron que bajar la persiana con el paso de los años. Juantxu, que regenta el legendario bar Buenos Aires, afirma que «en la última década ha dado un bajón muy grande. Seguimos teniendo clientes, pero vienen más de paso que otra cosa». Los hosteleros consideran que, además del cambio de hábitos en la sociedad, «el hecho de que no se celebren tantas bodas en el Santuario es algo que se deja sentir, junto con otros factores como son la crisis y la falta de interés de las instituciones», Urkiola «ha dejado de interesar», apuntan.

Es por eso que hacen una petición a las instituciones para que «no se olviden de este pequeño paraíso». Pese a todo, la gran afición a la montaña existente en Euskadi les hace ser optimistas y algunos incluso ya ven un cambio de tendencia y pequeños brotes verdes. «En los dos últimos años ha habido una leve mejoría», aseguran los hosteleros más veteranos. «Llevamos abiertos dos veranos y notamos que la clientela va en aumento», reconocen desde el restaurante Santuario de Urkiola, un hecho que corroboran desde el Basaguren.

Todo ello, unido a la próxima apertura del bar Landajuela, situado en el barrio Amaitermin de Abadiño indica que la hostelería cobra fuerza y quiere volver a brillar en Urkiola. Tras más de una década cerrado, el establecimiento volverá a abrir sus puertas en Semana Santa de la mano de Sandra y Gisela, dos socias dispuestas a «volver a darle vida al parque natural y a sus alrededores», apuntan. «A las dos nos gusta mucho el monte y siempre veníamos aquí a andar. Solíamos mirar al restaurante y nos daba muchísima pena verlo cerrado», recalcaron.

Son conscientes de los inconvenientes que presenta abrir un restaurante al que sólo se puede acceder en coche y por ello «ofreceremos cócteles sin alcohol, junto con batidos y smoothies caseros, para que los clientes puedan disfrutar de la bebida y conducir sin peligro», adelantan. Los hosteleros esperan que esta mejora perdure y hacen un llamamiento a las instituciones y a la ciudadanía para «volver a activar y llenar de vida un paraíso que merece la pena ser disfrutado».

Temas

Durango

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos