«No sería lo que soy si 'Txotxe' no se hubiera cruzado en mi camino»

'Txotxe', a la izquierda, y Eneko Sagardoy, en el centro, junto a miembros de Karrika. / E. C.
'Txotxe', a la izquierda, y Eneko Sagardoy, en el centro, junto a miembros de Karrika. / E. C.

Eneko Sagardoy, Goya al mejor actor revelación, lamenta la muerte de Jose Martín Urrutia, la persona que le introdujo en el mundo de la escena a través de la ikastola

MANUELA DÍAZ DURANGO.

Las cosas no suceden por casualidad. O así lo cree el durangués Eneko Sagardoy. Pocas horas después de recibir el Goya como mejor actor revelación, su maestro y amigo Jose Martín Urrutia 'Txotxe' cerraba los ojos para siempre tras una grave enfermedad. «No solo ha sido mi primer maestro sino el canal para abrirme al mundo, me transmitió confianza, seguridad y capacidad crítica y está claro que no sería lo que soy, si él no se hubiera cruzado en mi camino».

Ese cruce de caminos se produjo en la infancia del actor durangués como alumno de la ikastola Kurutziaga de Durango, donde 'Txotxe' ejercía de orientador y profesor de teatro. «Era un ser mágico al que todos los alumnos querían y cuando llegabas a cuarto y entraban a formar parte de su clase era como entrar en un mundo de viajes, soles y lunas, todos deseaban tenerle como profesor». Sagardoy va más allá y asegura que muchos jóvenes se han liberado de sus «complejos» gracias a él.

«Me llamaba 'Betiondo' porque nunca mostraba mis sentimientos, y gracias a él aprendí a mostrarme tal y como me sentía», recuerda. Ese vínculo fraguado en la escuela siguió cuando Eneko pasó a forma parte de la compañía de teatro amater Karrika que dirigía Martín Urrutia. Juntos trabajaron en 'Oinez dabilen jende eskasa' en 2010 y en 'Izarrak marrazten' y 'Inungane, sustraia airean' tres años después. Obras muy plásticas y siempre de marcado trasfondo social. Luego Eneko Sagardoy empezó a crecer.

Cuando conoció del éxito de 'Handia' y de la nominación de su pupilo a los Goya, 'Txotxe' le llamó a mantener los pies en el suelo. «Le hacía mucha ilusión pero sintió miedo, el no era de premios ni alfombras rojas, siempre trabajó con humildad y compromiso social», reconoce. Una de las últimas veces que hablaron fue el pasado 17 de enero, festividad de San Antón -patrón de los animales-, día en el que 'Txotxe' cumplía 56 años de edad.

Consciente de lo que se le avecinaba a Eneko, le dijo: «Vas a encontrarte muchas bestias, pero no olvides que el único animal eres tú». El sábado, cuando Eneko tomaba entre sus manos el Goya no se olvidó de mencionar a su mentor y a Karrika, grupo de teatro con el que aprendió «a cargar furgonetas».

«Un gran creador»

Ha sido una «referencia» para todos los alumnos, pero como apunta Sagardoy no solo lograba hacer amar el teatro, sino que «conseguía acercarse a todos los alumnos en una fase de la vida en la que eres una coraza». Psicólogo y docente, fue el impulsor y alma mater del proyecto teatral que desde hace tres décadas mantiene la ikastola Kurutziaga de Durango, uno de los pocos centros educativos en el Estado que cuenta con el teatro como asignatura obligatoria y cuyos proyectos se estrenan en San Agustín, donde durante quince días son la compañía residente del espacio cultural. «Se va un gran creador y un gran amante del teatro», reconocían ayer desde el espacio cultural de Durango.

Sin embargo, esta pasión por el teatro de Jose Martín Urrutia estaba destinada a crecer. Hace 20 años formó de estos grupos escolares la compañía Karrika, en la que ha ejercido de director y guionista, creando espectáculos como 'Deshakesperazioa', 'Inungane: Sustraiak airean' o Hau ez da Kalkuta. Obras muy plásticas y siempre de marcado trasfondo social.

Humilde, viajero, paciente, calmado, con una habilidad especial para escuchar, para inducir a la reflexión humana y sacar «el carácter colectivo del grupo», 'Txotxe' fue formador y creador de un teatro en euskera y sin artificios. «Un gran guionista, dramaturgo y también actor», apunta Sagardoy.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos