«Se trata de atrapar la imagen con el hilo como si fuera una araña»

María Zubizarreta muestra una de sus obras de arte textil. / M. DÍAZ
María Zubizarreta muestra una de sus obras de arte textil. / M. DÍAZ

La tejedora María Zubizarreta de Zaldibar gana un premio con un video en la Bienal Internacional de Arte Textil celebrada en Uruguay

MANUELA DÍAZ DURANGO.

Ha sido la cenicienta del arte con mayúsculas, y sobre ella ha pesado el descrédito de ligarse a las labores del hogar, a los papeles del ama de casa, a la mujer. Sin embargo, el arte textil se resiste a abandonar y muestra todo su potencial creativo, artístico y reivindicativo. Un arte que ha llegado este otoño al Guggenheim quien rinde tributo a la tejedora alemana Anni Albers, referente del 'fiber art', con una exposición que puede visitarse hasta enero. Al mismo tiempo, la zaldibartarra María Zubizarreta acaba de ganar el primer premio de la categoría vídeoarte en la Bienal Internacional de Arte Textil Contemporáneo celebrado este octubre en Uruguay.

La bienal, una de las más destacadas y en la que han tomado parte una treintena de países, premió su performance. El trabajo, dirigido por Zubizarreta está filmado en la playa de Itzurun en Zumaia. A golpe de tango de la eibarresa Maite Arroitajauregi, representa la metáfora de los telares en la mitología, ligado a la araña, la madre que teje vida. Le da una vuelta de tuerca y esta vez los hilos emanan de la bailarina Alma Sua y su hija en la vida real, para acabar encajados en el telar de Zubizarreta que los teje arropada en la cueva. El video ha sido producido por la polaca Renata Ladzcaz.

Guggenheim Bilbao

Zubizarreta lleva toda una vida dedicada a esta modalidad artística. Estudió en la escuela textil de Bélgica dónde aprendió a dominar el oficio y a tejer con cualquier tipo de objetos «que jamás hubiera imaginado» como alambres, metales, papel. «Me fascinó». Eran los 90 y Zubizarreta se embarcó en un proceso de experimentación e investigación durante las dos décadas que pasó en Amsterdam. Compaginaba la vertiente más artesanal de elaboración de piezas textiles y decorativas, con la propiamente artística. A su llegada a Donostia, hace justo una década, comenzó a fundir su pasión por la fotografía con el telar. Se trataba de «atrapar la imagen con el hilo, como una araña». Destruir las fotografías para convertirlas en hebras y como si se tratara de una trama volver a construir la imagen ya distorsionada.

Centro de interpretación

Una muestra de su trabajo pudo verse en la exposición colectiva 'Perdiendo el hilo' celebra en San Sebastián con motivo de la celebración de la Capital Cultural Europea. Zubizarreta formaba parte de las trece artesanas-artistas del textil que en 2016 se juntaron para reivindicar la continuidad de los oficios textiles y el uso de la fibra. Una experiencia en la que también participó la duranguesa Olga Uribe, que trabaja en la recuperación del textil vasco.

Según Zubizarreta, la tradición textil está muy ligada al Duranguesado, a los paños del siglo XVII. «Se tejía mucho, todas las sábanas y mantelerías de Euskadi se hacían en esta zona, pero no se ha conservado ninguna pieza», lamenta. Es por ello, por lo que aplaudió el trabajo de Olga Uribe con su esfuezo en la recuperación de estas piezas. Su sueño, sería construir un pequeño centro de interpretación en la comarca. «Tenemos mucho que decir al respecto, además de poner en valor un oficio que ha sido clave en el Duranguesado y que por desgracia, porque ya no resulta rentable, se ha dejado de realizar y de trasmitir de generación en generación», explicó la zaldibartarra que desde hace un año cuenta con un taller en Bilbao.

Fotos

Vídeos