La tierra salpica los lienzos de la zornotzarra Begoña Artabe

Begoña Artabe exhibe sus obras hasta el miércoles en Zelaieta. / N. C.
Begoña Artabe exhibe sus obras hasta el miércoles en Zelaieta. / N. C.

«Lo que pretendo con mis obras es dar conciencia a la sociedad del valor de la naturaleza», asegura en la muestra de Zelaieta

NAHIKARI CAYADO AMOREBIETA-ETXANO.

«El tiempo cronológico lo inventa la Humanidad para organizarse, pero yo siempre he tenido la sensación de que todo existe ya y que está esperándonos. Nosotros lo único que hacemos es ir encontrándonoslo, como el maquinista de un tren a las sucesivas estaciones. El 'Hodeismo' pretende ser la visión de la nube que contempla en un mismo cuadro al tren y a las estaciones». La zornotzarra Begoña Artabe describe con estas palabras su creación, que engloba bajo el nombre de 'Hodeismo'. Un movimiento artístico que ella misma creó a finales que pretende señalar, desde un concepto metafórico, una perspectiva, una visión del mundo, elevada, global, multicolor y sintética.

Bajo el título de 'Herriak', Artabe exhibe hasta el miércoles en el centro Zelaieta de Amorebieta-Etxano una exposición única que recoge muestras de la tierra como elemento condensador de un mensaje con sus texturas y sus gamas cromáticas. «Lo que pretendo con mis obras es dar conciencia a la sociedad acerca del valor de la naturaleza, que es lo más valioso que tenemos. El fin del arte es ser la memoria de la sociedad en la que vivimos», aclara la artista.

Para ello, Begoña recoge tierra pura del Jordán yde Atapuerca,piedras rosas de Petra, o incluso de gravilla de excavaciones de construcciones de casas. Todo material es idóneo para plasmarlo sobre el lienzo. «Tengo la suerte de tener muchísima gente que me trae arena y tierras de diferentes partes del mundo, aunque también trabajo con minerales, restos fósiles del mar, rocas, liquen, corteza de árbol, arpillera, piel y hierro», sintetiza.

Su pasión por la pintura le acompaña desde muy pequeñita y fue con 22 años cuando presentó su primera exposición en Amorebieta. A partir de entonces, Begoña comenzó sus estudios vinculados al arte y no ha parado de crear. Antes de recalar en el centro Zelaieta, sus obras han estado expuestas en Pamplona, Idaho, Donostia, París, Barcelona y Bilbao, además de en otras localidades vizcaínas.

«Mi obra ha pasado por diferentes fases, desde la Victoriana, pasando por el surrealismo y la abstracción, hasta el expresionismo. A finales del siglo XX desarrollé un mundo de intensa fuerza arqueológica», detalla Begoña Artabe.

La artista zornotzarra se expresa en la naturaleza de los bosques, en temas florales y en el mar con alma vasca. Su punto de partida es el País Vasco. Hodei, además de significar nube, es el hijo de Mari en la mitología vasca. El encargado de regar los campos, el que aporta algo tan vital para la tierra como es el agua.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos