La tensión entre el gobierno y la oposición se reaviva en Abadiño

Corporación en el pleno que se celebró el martes en Txanporta por las obras en la Casa Consistorial. / V. E.
Corporación en el pleno que se celebró el martes en Txanporta por las obras en la Casa Consistorial. / V. E.

«Para gobernar hace falta ganar o lograr acuerdos y no sois capaces ni de lo uno ni de lo otro», reprocha Eneko Etxebarria a EH Bildu

VIRGINIA ENEBAL ABADIÑO.

Como era de esperar, la moción impulsada por EH Bildu en la que pedía la destitución del jeltzale Eneko Etxebarria como presidente de las áreas municipales de Cultura y Deportes en Abadiño, así como la retirada de su liberación no salió adelante gracias a la mayoría absoluta -lograda con el acuerdo alcanzado para la legislatura entre el Grupo Independiente y el PNV- de la que dispone el equipo de gobierno. No obstante, esto no fue obstáculo para el cruce de críticas y acusaciones entre ambas partes.

La coalición subrayó que no se trataba de un asunto personal ni de un conflicto político, sino de «la única vía que nos queda al no haber cambios a pesar de nuestras reiteradas quejas», señaló su portavoz, Mikel Urrutia. De poco sirvieron sus aclaraciones, ya que tanto el protagonista de la moción como el alcalde, José Luis Navarro, fueron contudentes a la hora de responder.

Etxebarria quiso dejar claro que los consejos «no están muertos, sino muy vivos y ahí trataremos la ordenanza de subvenciones anuales», que aseguró «estará lista antes de que yo me vaya». En esa línea recordó que hasta su llegada las ayudas se entregaban de forma nominativa «como hace treinta años». El jeltzale lamentó que la oposición haga balance a mitad de legislatura en lugar de esperar al final. Tampoco olvidó defender su salario, un asunto que, en su opinión, debió plantearse como enmienda en los presupuestos «y no tratarlo de forma recurrente en los plenos». Por último, envió un recado a la oposición: «Para gobernar hace falta ganar o lograr acuerdos y no sois capaces ni de lo uno ni de lo otro».

Deporte escolar

Al portavoz de EH Bildu no le convencieron los argumentos esgrimidos e insistió. «Los datos del trabajo realizado están ahí. Según la normativa interna, los consejos,deberían convocarse cuatro veces al año y, por ahora, solo ha habido una reunión de Cultura y dos de Deportes cuando deberíamos llevar diez». Urrutia dudó también de la promesa lanzada. «Te comprometiste a que la ordenanza estaría para 2018 y afirmais que hay ya un borrador, pero nosotros no lo hemos visto».

Una de las críticas que más escoció a Navarro fue la referente al club de fútbol, una situación que, según sus palabras, ha tratado de reconducir. «Este gobierno lleva años intentado cambiar las cosas porque a todos nos joroba que chavales de diez u once años tengan que irse del pueblo. Pero la gestión de un club la avalan sus socios. Como Ayuntamiento solo nos quedan dos opciones: quitarles la subvención a menos que acojan a los menores independientemente de su calidad, algo con lo que ya amenacé y no surtió efecto; o impedirles el uso de Astola, pero entonces aquellos que juegan se quedarían sin equipo porque no hay directiva alternativa».

Navarro fue más allá y señaló que había propuesto a los clubes de la zona solicitar una ley foral que impidiera la movilidad infantil hasta cierta edad. «Yo lo apoyaría y así evitaríamos que haya 'minilezamas'».

Urrutia tampoco se amilanó en esta cuestión y reiteró que «si un problema persiste es que algo no se está haciendo bien». Además, indicó que la coalición se había reunido con el AMPA, que aceptaría encargarse de los equipos escolares.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos