Tacones de cestería desde Durango a Japón

Bernat Vidal y Bea Unzueta, en el museo Kurutzesantu. / E. C.
Bernat Vidal y Bea Unzueta, en el museo Kurutzesantu. / E. C.

Serán elaborados a mano por la artesanaBea Unzueta, que estará presente en la próxima Euskal Denda, donde se agasajará a su padre y gran maestro, Juanito

YOLANDA RUIZ DURANGO.

Las habilidades de la duranguesa Bea Unzueta trenzando el castaño han causado furor en Japón. Hasta allí y otras ciudades cosmopolitas viajarán alrededor de un millar de zapatos exclusivos que llevarán los tacones y plataformas diseñados a mano en su taller de cestería en Durango. La falta de infraestructura para desarrollar este peculiar trabajo le ha obligado incluso a inventar sus propios artilugios. Gracias a su padre y gran maestro, Juanito, que falleció el pasado mes de octubre a los 92 años, lleva la artesanía en la sangre y tiene suficiente bagaje para salir airosa de cualquier cometido que se proponga.

En la vigésimo segunda edición de la Euskal Denda, que se celebrará desde el 6 al 10 de diciembre en la plaza del mercado, ella estará presente exhibiendo su trabajo, al igual que hiciera su padre. «Se pretende así trasladar este tipo de oficios a otras personas», señalaba ayer Bernat Vidal, presidente de Arbaso, agrupación para el fomento de la artesanía tradicional de Euskal Herria.

El recuerdo de Juanito Unzueta, segunda generación de cesteros, también estará presente en la próxima edición. Arbaso ha querido rendirle un homenaje a través de una exposición. Se exibirán algunos de sus trabajos en el atrio de la plaza del mercado, espacio que compartirá con otro gran maestro cestero vizcaíno y también fallecido este año. Se trata de José Ramón Salmantón, de Sodupe.

En honor a ambos se ha eligido como lema 'Bizitza ehunduz-Tejiendo vida', porque tal y como señaló Vidal «la vida sigue, vamos tejiéndola». Aunque lamentó la gran pérdida de los dos soberbios maestros, señaló a Bea Unzueta como una tercera generación arriesgada, que ha dado un paso al frente al apostar por la innovación. «Para mí ha sido todo un reto procesar el material, ya que es muy delgado, para adaptarlo a la forma», reconocía ayer en el museo Kurutzesantu, donde se presentó la feria de artesanía. Ahora se siente orgullosa de poner en valor este trabajo, para el que reconoció precisará de ayuda.

Siete del Duranguesado

Un aire fresco impregnará también la próxima Euskal Denda. Un 40% de las 54 personas artesanas que estarán presentes en la villa durante el puente de diciembre acudirá por primera vez. «Gracias a un encaje de bolillos se han reducido las dimensiones de los stands y hemos podido crear tres expositores más», apuntaba Bernat Vidal.

Y si Bizkaia se sitúa a la cabeza en cuanto a representación en esta feria, el Duranguesado volverá a contar en ella con la presencia de siete firmas. Entre ellos figuran como novedades el tallador de madera Félix Larrañaga, de Berriz, y la diseñadora de bolsos que firma como Gorakat en Elorrio.

Temas

Durango

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos