Un sistema de accesos permitirá «usar libremente» el rocódromo de Abadiño «en breve»

VIRGINIA ENEBRAL ABADIÑO.

En medio de la escalada de tensión entre Gobierno y oposición en el Ayuntamiento de Abadiño, el rocódromo ubicado en el pabellón multiusos de Matiena centra parte de las críticas de EHBildu, quien denuncia desde hace un año su «uso limitado». Es el plazo que lleva el Consistorio buscando una solución para controlar el acceso, un problema que parece haber llegado a su fin.

De hecho «ya se están instalando nuevas canceladoras que funcionarán con tarjetas, sean personales o bonos, en los distintos locales municipales; de este modo, estará controlado todo el mundo», afirmó José Luis Navarro, poco antes de que la coalición independentistas llevase una moción al pleno cuestionando la labor de Eneko Etxebarria al frente del área de Cultura y Deportes. El rocódromo supuso una inversión de 28.000 euros y desde su inauguración «está infrautilizado», aseguran desde la oposición.

Dinamización del espacio

El Ejecutivo local, por su parte, defiende que «está operativo muchas horas ya que los utilizan los colegios en horario lectivo y para extraescolares con monitores contratados. Simplemente no está abierto al resto hasta solucionar el sistema de entrada y salida». Eneko Etxebarria, responsables de Cultura y Deportes, aseguró en diciembre pasado que con el arranque de 2018 se iniciaría también la dinamización del espacio.

De hecho, anunció que ya tenían previsto la contratación de una serie de monitores con el objetivo de que puedan iniciar a las familias en la práctica de la escalada. Esta etapa coincidirá con la puesta en marcha del control de accesos a través de un sistema de llave de tarjeta», detalló. En la pasada sesión plenaria y ante la insistencia de EH Bildu, Etxebarria reiteró que «en breve se podrá usar libremente».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos