De ruta por los belenes en Durango

Luis Ibáñez posa junto al conjunto museístico en movimiento que se exhibe en San Francisco. / M. DÍAZ
Luis Ibáñez posa junto al conjunto museístico en movimiento que se exhibe en San Francisco. / M. DÍAZ

La composición en movimiento diseñada por Luis Ibánez cumple dos décadas

MANUELA DÍAZ DURANGO.

Iglesias, establecimientos, locales municipales y privados, muestran estos días su cara más navideña con la instalación de nacimientos por todo Durango. La ruta que organiza el Ayuntamiento de la villa permitirá visitar hasta el 6 de enero hasta siete belenes. Salvo dos de ellos, el resto han sido confeccionados por el riojano Luis Ibáñez.

Entre ellos se encuentra el conjunto belenístico en movimiento que este año cumple dos décadas en una lonja de la calle San Francisco. Con más de un centenar de piezas y una veintena de escenas ha ido creciendo poco a poco, aunque, según reconoce su creador, en los últimos años, por falta de espacio, se ha dedicado a incorporar movimiento y efectos especiales a la composición que se extiende en 15 metros cuadrados. Entre sus últimas incorporaciones destaca un naranjo que cuando amanece desprende la fragancia del fruto, un callejón en el que juega con la profundidad gracias a un espejo o un templo romano del que salen carros tirados por caballos.

Se ha convertido en el conjunto belenístico más grande del Duranguesado y el más visitado. Solo el pasado año se acercaron 2.500 personas y otro medio millar a través de youtube. El local abre sus puertas de jueves a domingo, de seis a ocho de la tarde.

Premios

No es la única composición belenista en la villa. La basílica de Santa María cuenta bajo el coro con una réplica del templo en el que se ambienta un nacimiento muy durangués. Fue con esa composición con la que Ibáñez ganó el pasado año el primer premio de la Asociación de Belenistas de Bizkaia. Este templo cuenta también con su tradicional montaje, en el que se incluye una casa elaborada por Ibañez.

De corte clásico es el nacimiento que decora el escaparate de la panadería Ogien Artean junto al pórtico de Santa María. Se trata de un belén hebreo con más de una docena de figuras. Lo particular en este caso es el cuidado detalle del muro de piedra, las ventanas y las puertas de las viviendas en donde se puede observar hasta los clavos, las bisagras y tiradores.

En el Centro de Personas Mayores se ha instalado una escena de la huida a Egipto, mientras que en la carnicería Astigarraga, en Uribarri kalea frente a la Azoka, ha colocado un nacimiento dentro de la recreación en miniatura de uno de los caseríos más antiguos de Bizkaia, ubicado en el barrio Montorra de Amorebieta-Etxano. A escasos metros, la ruta incluye un belén clásico en la farmacia Valentín Bazán que no ha sido elaborado por Ibañez.

Este belenista durangués, sin embargo, volverá a mostrar esta Navidad sus creaciones en otras localidades. En la farmacia de Berriz ha colocado un nacimiento de la copia en miniatura del Guggenheim. Y el Museo de Pasos de Bilbao cuenta con la reproducción elaborada por Ibáñez de un belén en el arco de Santa Ana y completado con la torre y el pórtico de Santa Ana y la casa Egia. Esta composición quedó segunda en la última edición del concurso de belenes.

Temas

Durango

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos