Ruper Ordorika aviva con su voz la recta final de Musikaire

Ruper actuará a las diez y media de esta noche en Tola. / E. C.

El cantautor de Oñati actúa hoy en Elorrio, mientras que el saxofonista gaditano Antonio Lizana lo hará mañana, y la banda Khami, el domingo

MARTA GOIKOETXEA ELORRIO.

El inconfundible Ruper Ordorika será el encargado de abrir hoy el telón en la recta final del festival de cultura al aire libre Musikaire de Elorrio. La voz de Oñati cuenta con una trayectoria de más de 35 años y ha demostrado que sigue en plena forma. Prueba de ello es su último disco 'Guria Ostatuan', con el que ha logrado figurar una vez más entre los cantautores de referencia. En la base de todas sus nuevas canciones reside su peculiar estilo, impecable y elegante, la cercanía de su voz, un exquisito equilibrio entre los tonos graves y los agudos y sus inconfundibles melodías, códigos que hacen tan personal su larga trayectoria. Canciones de terciopelo, de gran fuerza poética, sólidas y sustanciosas, en las que se recrean con gran sutileza momentos, recuerdos y sensaciones auténticas, para atraer hacia su emoción y compartir con el público la calidez del fuego bajo de la taberna.

La música de Ruper cuenta con letras ajenas y propias. Las ajenas son de amigos, entre los que cabe destacar a Bernado Atxaga y a Joseba Sarrionandia, viejos compañeros de viaje desde los lejanos años 70. Su discografía es deudora tanto de la música tradicional vasca como del pop y el rock. Es un poeta, dependiendo del disco o de la canción, de lo rural y de lo urbano, porque ambos mundos son parte de su ADN. Toda su esencia quedará plasmada sobre el escenario del palacio Tola, junto a Arkaitz Miner a la guitarra, mandolina y violín, Fernando 'Lutxo' Neira al bajo y contrabajo y Hasier Oleaga a la batería, a las diez y media de la noche.

Mañana será el turno del saxofonista y cantante gaditano Antonio Lizana, que viaja a través del jazz guiado por la inspiración del flamenco. Con diez años, comenzó sus estudios de saxo clásico en el conservatorio tras comprobar que no se impartían clases de guitarra eléctrica y que el piano sería un desembolso fuera del alcance de la economía familiar. En 2011 finaliza los estudios de jazz en Musikene. Es durante su estancia en Euskadi donde nace su propio proyecto, Antonio Lizana Group. El gaditano ofrece una fórmula de fusión única - nunca antes se oyó cantar por bulerías a un saxofonista ni tocar el saxo a un cantaor-, en un espectáculo vibrante y lleno de intensidad, que viaja desde lo solemne a la fiesta, de la meditación al baile y de Cádiz a Nueva York.

Transculturalidad

Recientemente ha sido galardonado con el premio Cádiz Joven, en el campo del arte, como reconocimiento a su proyección. Colabora también con la Afro-latin-jazz Orchestra de Arturo O'farrill, con sede en New York, como cantaor y saxofonista, además de colaborar con un sinfín de artistas. Su concierto será también a las 22.00 horas en el palacio Tola.

El broche final vendrá el domingo de la mano de Khami. La banda hace suya el universal fenómeno de la transculturalidad para dar con un sonido propio y mestizo con el que claramente se identifica el proyecto. Este proyecto explora con total libertad algunas de las señas de identidad más enraizadas y auténticas de la cultura popular euskaldun, buscando los paralelismos y la mezcla premeditada con otras expresiones folklóricas del planeta. En esta agrupación se entremezclan instrumentos de tradición vasca, como el txistu y tamboril, el atabal, la alboka o la txalaparta, con otros de muy distintas tradiciones, como el piano, la guitarra, el contrabajo o la batería.

Los músicos que conforman el proyecto Khami han colaborado con artistas e instituciones relevantes a nivel tanto nacional como internacional: Perico Sambeat, Carlos Núñez, Michel Camilo, Jorge Pardo, Mikel Laboa, Kepa Junkera, Aaron Goldberg, la Orquesta Sinfónica de Euskadi, la de Galicia o la de San Petersburgo, entre muchas otras colaboraciones. Su actuación comenzará a las siete de la tarde en Tola.

Fotos

Vídeos