Rostros conocidos apoyan un manifiesto contra el derribo de la vieja estación de Durango

Labores de derribo iniciadas a finales de noviembre. /  MAIKA  SALGUERO
Labores de derribo iniciadas a finales de noviembre. / MAIKA SALGUERO

MANUELA DÍAZ DURANGO.

El derribo de la vieja estación de Durango, que se inició a finales de noviembre, ha movilizado hasta el momento a 217 personas, entre ellas rostros muy conocidos vinculados a distintos ámbitos de la cultura y la educación. Todos ellos han firmado un manifiesto a favor de mantener en pie el edificio porque consideran que tiene «valor en el Durango de hoy en día». La iniciativa, creada por un grupo de vecinos, vuelve a relanzar la recogida de firmas iniciada por Herriaren Eskubidea antes de verano a través de la plataforma Change.org para solicitar al Ayuntamiento y a Eusko Trenbide Sarea (ETS) que salven la construcción. También EH Bildu llevó la propuesta al pleno, pero fue rechazada.

En esta ocasión la solicitud viene avalada por Nerea Mujika y Jon Irazabal, de Gerediaga; profesores de la UPV como la arqueóloga Belén Bengoetxea y Aitor Aurrekoetxea; y el actor Eneko Sagardoy, que acaba de ser nominado a los premios Goya, entre otros. Aseguran que el inmueble, donde se habilitará la entrada principal de la nueva estación de Durango abierta hace cinco años, ha sido una «pieza clave en el desarrollo industrial y social» del municipio. «Todavía tiene opciones de seguir dando otros servicios a nuestro pueblo», explican.

Por ello reclaman que el edificio sea rehabilitado y se le dé un uso social y público como espacio de actividades de las asociaciones del pueblo, como punto de reunión de la gente mayor o como un centro de la memoria de Durango. Asimismo, emplazan a que el dinero que se ha previsto invertir en su demolición «se utilice en reacondicionarlo e integrarlo en la zona».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos