«La robótica se come a todo lo demás»

Presentación del programa de especialización de robótica en el centro AIC de Amorebieta. / V. ENEBRAL
Presentación del programa de especialización de robótica en el centro AIC de Amorebieta. / V. ENEBRAL

Doce estudiantes participarán en el nuevo programa de especialización en AIC, que compaginarán con estancias en empresas

VIRGINIA ENEBRAL AMOREBIETA-ETXANO.

La respuesta de Julen Elgeta, presidente de Hetel, no puede ser más contundente cuando se le cuestiona por la demanda laboral existente en el ámbito de la robótica. «Se come a todo lo demás», asegura. Con ese panorama no es de extrañar que la Asociación de centros de Formación Profesional haya unido fuerzas con Automotive Intelligence Center (AIC) y juntos se hayan puesto manos a la obra para diseñar un programa especializado que dé respuesta a las necesidades de las empresas.

«Para que las personas que formamos tengan un valor extra en el mercado es imprescindible que se ajusten a lo que se exige y eso es lo que se pretende con este planteamiento. Que tengan un plus para aportar», destaca. En la misma línea se expresó Aitor Ruiz, director de Gestión de conocimiento de AIC y ACICAE. «Los estudiantes adquieren competencias estratégicas para las compañías, las cuales nos han reconocido que están encantadas con los perfiles que reciben», recalca.

Ruiz augura un prometedor futuro a esta nueva especialidad. «Esta primera promoción estará en el nivel máximo, con conocimientos de vanguardia y un enfoque sectorial muy amplio», destaca. Los doce alumnos y alumnas seleccionadas empezarán su formación en marzo de 2018. Desde el inicio compaginarán el aprendizaje práctico en AIC con el trabajo real en empresas.

Sin embargo, no será hasta septiembre cuando se sumerjan en la fase de especialización, que estará igualmente repartida entre el centro de Amorebieta y firmas de todo el territorio como Inser Robótica, Irudi, RPK, PMG, Ingemat o Inauxa. «El programa se compone de 750 horas prácticas en aula y 800 más en la propia fábrica», señaló Elgeta durante la presentación del calendario.

El alumnado se reparte además por todo el tejido empresarial. «Podrían ir todos a una gran compañía en lugar de distribuirlos por distintas pymes, pero eso sería perjudicial para el propio sector», subraya Elgeta. Además, el currículo se acuerda con las propias firmas.

«Son ellas las que saben qué necesidades tienen y, por tanto, qué perfiles se reclamarán en el futuro», apuntó Aitor Azueta, que será profesor de este nuevo curso y adelantó que tendrán que diseñar una línea de producción totalmente automatizada. «Se enfrentarán a casos reales», detalló. El entorno en el que trabajarán también será privilegiado. «Las instalaciones son una pasada, es maquinaria real que se utiliza en la industria lo que le da un valor añadido al proceso de aprendizaje», apunta.

Troquelería

Óscar Ríos es uno de los elegidos. Después de terminar un ciclo superior de robótica irá a Irudi. «Estoy ilusionado porque los centros de FP llegan hasta donde llegan. Esto será un salto importante en mi formación» aseguró ilusionado. Él y sus nuevos compañeros no serán los únicos que empezarán un programa de especialización en 2018. Y es que dieciocho estudiantes más han sido seleccionados por otras dieciséis empresas para adiestrarse en troquelería, en lo que será la tercera promoción.

«Ser un experto en matricería significa quince años de experiencia. Con esta formación dual tan específica ese plazo se reduce», señaló Ruiz, quien recuerda que el mercado automovilístico está dando una cambio rápido y drástico «a nivel global». «Los gustos del mercado están más segmentados, además las características del vehículo están variando, sin olvidar el proceso de fabricación, donde entra la automatización, la robótica, la eficacia en el diseño de piezas...».

«Sales de FP y al llegar a un taller te das cuenta de que ¡no sabes nada!», destaca Hodei Fernández, que realiza la rama de diseño en troquelería. «Hay que aprovechar esta oportunidad porque entrar, en mi caso, en Matrice, es difícil y este proyecto te brinda esa oportunidad. Quedarnos está ya en nuestras manos», reconoce. Aunque está en fabricación, Ángel Gil se expresaba en los mismos términos. «Hay que exprimir al profesorado, que son personas que ya han pasado por el sector, porque las firmas quieren gente muy preparada».

Las expectativas laborales son un aspecto fundamental a la hora de optar por estas ramas profesionales y las cifras aportadas ayer por Rikar Lamadrid, director de Tecnología y aprendizaje avanzado de FP del Gobierno vasco, avalan el éxito de estos planes. «La empleabilidad ronda el 80% en la FP Dual, un porcentaje que supera el 90% en estos cursos de especialización. Los que salen de aquí son personas altamente cualificadas, por lo que tienen más oportunidades de acceder al mundo laboral, que es para lo que todos estudiamos», aseguró.

Es tal el éxito de esta nueva metodología basada en superar retos prácticos de forma colaborativa que Lamadrid adelantó que a la docena de programas de todos las ramas ya en marcha, se le sumarán pronto otros ocho.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos