Un restaurante de 'clase'

Varios estudiantes del instituto de Formación Profesional Básica en el restaurante del centro / N. CAYADO
Varios estudiantes del instituto de Formación Profesional Básica en el restaurante del centro / N. CAYADO

NAHIKARI CAYADO DURANGO.

El instituto municipal de Formación Profesional Básica de Durango ofrece la oportunidad de disfrutar de una experiencia gastronómica única y diferente con la labor creativa de futuros profesionales de la cocina. Alumnos de hostelería y restauración se preparan a diario para dar el mejor servicio en las instalaciones de Laubideta. Este particular restaurante de 'clase' abrió sus puertas hace más de tres décadas, cuando el centro de Formación Profesional Básica se conocía como 'La Ocupacional'. Aunque en un principio el centro solocontaba con un servicio de bar, desde los tres últimos cursos cuenta con un servicio de restaurante abierto a todo el público.

Este servicio ofrece una oportunidad al alumnado de la escuela a que pongan en práctica sus conocimientos adquiridos en las aulas, atendiendo a los clientes y elaborando cada día diferentes clases de pintxos o menús. Mari Carmen Múgica Flores, directora del centro, señala que «el objetivo es conseguir que el alumnado haga las prácticas con la responsabilidad de servir y hacer la comida con mimo y más cuidado».

El instituto municipal de Formación Profesional cuenta con dos servicios de cara al público. Por un lado está el bar, y por otro, el restaurante. «La intención es que adquieran la formación y la responsabilidad básica que requiere un puesto de trabajo, tanto en la cocina, como detrás de la barra o en la sala», detalla su responsables. De esta manera, los estudiantes aprenden a colaborar en los procesos de producción culinaria y en operaciones básicas de recepción, teniendo contacto directo con el cliente y siguiendo los procesos habituales de un restaurante.

Desayunos por un euro

El bar abre sus puertas los lunes y los jueves, en un horario «reducido», ya que solamente está disponible de 10.15 a 10.50 horas. Mari Carmen Múgica señala que «los alumnos cursan sus prácticas en horas de clase, cosa que perjudica a la hora de recabar clientela».

El restaurante, sin embargo, está disponible al público los martes y los miércoles de 12.30 a 14.00horas, hecho que contribuye a que se pueda acercar más gente al centro para beneficiarse de sus servicios. No obstante, la directora lamenta que «desgraciadamente no tenemos demasiado público, el hecho de abrir tan solo dos días a la semana corta bastante a la hora de coger un hábito de venir a este espacio». Es por ello que la mayoría de los comensalessuelen ser «mayormente familiares del alumnado y algunos profesores de centros de la zona».

Los precios son más económicos que en cualquier servicio hostelero al uso. Este singular restaurante oferta una variedad de platos elaborados por el alumnado del centro por un precio de siete euros. El bar, además, ofrece la posiblidad de disfrutar de desayunos por el módico precio de un euro.

El alumnado del centro, que cuenta con una edad media de entre 15 y 17 años, «no ha finalizado sus estudios de Secundaria», apunta Carmen Múgica. Asimismo, hace hincapié en que los cursos que se imparten en el centro , ubicado en la calle Laubideta, incluyendo el de cocina y restauración, sirven de puente para que los alumnos puedan volver a reincorporarse en el sistema educativo. «Por lo general, los chavales terminan sus estudios muy jovencitos y es pronto para empezar a trabajar, por lo que el programa intenta animarles a seguir estudiando», recalca.

Temas

Durango

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos