El recuerdo del exmisionero Joseba Legarza arropa en Urkiola la celebración de San Antón

Joseba Legarza durante la bendición de animales el pasado año el día de San Antón. / MANUELA DÍAZ
Joseba Legarza durante la bendición de animales el pasado año el día de San Antón. / MANUELA DÍAZ

La bendición de animales y el reparto de panes del próximo miércoles tendrá lugar tras la misa mayor de las 12.00 horas

MANUELA DÍAZ DURANGO.

El frío de estos días en Urkiola no ha logrado borrar la huella que dejó el exmisionero Joseba Legarza en el santuario. Después de 47 años revitalizando el templo enclavado en el primer Parque Natural de Bizkaia, este sacerdote nacido en Lekeitio falleció el pasado 22 de noviembre en Urkiola, pocos días antes de que tuviera que dejar el templo para ir a la residencia de Venerables en Bilbao.

Precisamente hoy cumpliría 85 años, un día muy especial para los 'Amigos de Urkiola' que no dudan en reconocer la importancia que su figura ha tenido en sus vidas y en el entorno natural del santuario. «Ha sido el alma de Urkiola y este primer año sin él va a ser duro, cuesta asumir el vacío que ha dejado», reconoce Txaro Azpiri, miembro de la Comisión desde hace más de tres décadas.

A Joseba Legarza se le escapaba media sonrisa cuando por San Antón, copatrón del Santuario y que celebra su fiesta el miércoles, llegaban a Urkiola decenas de mascotas procedentes de distintos rincones de la geografía vasca. «Solía recordar como en enero de 1985 apenas dos feligreses lograron asistir a la eucaristía dada la capa de nieve que cubría la zona», rememora Félix Etxezarreta, miembro de la Comisión de Urkiola y desde hace años, regente de la Abadetxea. La misa mayor (12.00) contará con caras muy conocidas para los feligreses. Oficiarán la eucaristía Josu López, Xabier Ezkoriatza y el todavía Vicario General Juan María Unzueta. Los dos primeros han sido párrocos de Urkiola durante años, mientras que Unzueta ha tomado el testigo de Joseba Legarza.

Claustro exterior

Pese a la mesura -solo habrá dos eucaristías y se han suspendido los talleres infantiles por el mal tiempo-, no faltará la tradicional bendición de animales y el reparto de panes. Todo ello tendrá lugar en el claustro exterior, tras la misa mayor en honor del patrón. Este año se suspenderá la misa de tarde y solo habrá otra sesión a las 13.00. El templo repartirá alrededor de 800 panecillos entre los fieles y también se llevará a cabo la popular rifa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos