El DRT reclama ser la prioridad en Arripausueta para dar abasto a la demanda

Más de 200 personas juegan con la camiseta del Durango Nissan Gaursa y 104 menores conforman Bambino Rugby Eskola. / MAIKA SALGUERO
Más de 200 personas juegan con la camiseta del Durango Nissan Gaursa y 104 menores conforman Bambino Rugby Eskola. / MAIKA SALGUERO

El club blanquiazul lucirá un punto lila en la manga de su camiseta en favor de la lucha contra la violencia machista

VIRGINIA ENEBRAL DURANGO.

Más de doscientas personas juegan con los colores del Durango Nissan Gaursa Rugby Taldea y el viernes pasado, durante la presentación de la temporada, abarrotaron su sede en la calle Goienkale. Más de un centenar son fichas de los equipos sub'16, sub'18 y los senior femenino y masculinos, y 104 son los menores que conforman la Bambino Rugby Eskola. «Hemos tenido que decir que no a niños y niñas, porque está al límite de su capacidad, aún así hay algunos en lista de espera. No podemos acoger a más si queremos seguir dando la misma calidad a los entrenamientos», asegura Juan Manuel Iriondo, 'Txapo', presidente del club.

Aunque el mayor problema es de espacio. «No hay sitio en el campo, no nos permite desdoblarnos más». El máximo dirigente blanquiazul reclama que el rugby sea prioritario en Arripausueta. «Entendemos que una instalación no debe estar vacía y sin uso, pero ahora mismo hemos de compartirlo y nos perjudica porque no tenemos otro lugar». En su opinión, la solución pasa por utilizar las infraestructuras de la Mancomunidad. «Un equipo de fútbol podría usar la zona central. El Ayuntamiento solo tendría que hablarlo y negociarlo con sus socios», propone 'Txapo'.

El trabajo de expansión que se ha hecho en los colegios es una de las causas del éxito del rugby en la comarca, pero no el único. «El boca a boca hace mucho. Vienen muchos padres y madres diciendo que le han hablado bien tanto de la escuela como de los valores que se enseñan. Además, aquí todo el mundo tiene cabida, no se hace ningún filtro como en otras disciplinas».

Uno de los objetivos marcados por el club en su trigésimo aniversario era el apoyo al rugby femenino. Para ello, además de fichar a Muir Kara como técnico de un conjunto «muy joven, con chicas de 16 y 17 años, con una visión de trabajo a medio plazo», están en contacto con el Getxo Artea para que ninguna se quede sin jugar. «Las que no puedan competir a un nivel alto que se vengan al DRT, y las nuestras que despunten que vayan a defender sus colores». El club blanquiazul buscará,asimismo, un patrocinador exclusivo «para que puedan disponer de todo lo que necesiten».

Lucha por la igualdad

La entidad duranguesa ha querido dar un paso en favor de la igualdad y lucirá un punto lila en la manga de su equipación como símbolo de la lucha contra la violencia machista. «Es un lugar habitualmente reservado para un patrocinio potente, pero creemos que debemos trabajar para erradicarla y esta es una forma». Por ahora solo lo llevará el grupo masculino de División de Honor, pero a medida que se vayan sustituyendo las camisetas del resto de conjuntos, el punto se irá extendiendo.

Ese mismo equipo cayó derrotado en su visita a Santander por un contundente 41-19, si bien su entrenador, Óscar Astarloa, señala que no refleja lo sucedido en el terreno de juego. «Tuvimos un par de jugadas desafortunadas, que les permitieron tomar la delantera, pero luego empezamos a desarrollar nuestro juego y recortamos hasta irnos al descanso con un 19 a 17. Confiábamos en darle la vuelta pero ellos salieron muy fuertes y solo pudimos defendernos. Aún así fue un partido duro en el que pusimos resistencia».

Tras las tres primeras jornadas, el DRT marcha quinto con ocho puntos. «Pena no haber hecho un cuarto ensayo para haber conseguido el bonus». El preparador apunta a mantener esa plaza, aunque repetir el sexto puesto del año pasado también sería un éxito. «Lo importante es que hemos hecho un buen grupo que sigue trabajando, y que juntos podemos hacer algo bonito».

Temas

Rugby

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos