«Queda mucho trabajo por delante para enfrentar la violencia hacia las mujeres»

'No a la violencia contra las mujeres' encabezó la concentración de ayer por la tarde en el barrio Matiena de Abadiño. / IGNACIO PÉREZ
'No a la violencia contra las mujeres' encabezó la concentración de ayer por la tarde en el barrio Matiena de Abadiño. / IGNACIO PÉREZ

Un centenar de personas se concentró ayer en Abadiño para mostrar su rechazo a la última agresión sexual en la localidad

YOLANDA RUIZ ABADIÑO.

La localidad de Abadiño dejó claro ayer que «queda mucho trabajo por delante para enfrentar la violencia hacia las mujeres. un trabajo que debe ser integral y estar basado en las políticas públicas para la igualdad». Así lo recoge la declaración institucional que el Ayuntamiento de la localidad ha aprobado tras la última agresión sexual de una mujer por parte de su pareja, quien además la retuvo en su vivienda en la madrugada del martes. El manifiesto fue leído por varios representantes municipales al término de la concentración silenciosa que se desarrolló en Matiena poco después de las siete. Alrededor de un centenar de personas acudieron a la cita, en la que el número de hombres fue similar al de las mujeres.

Además de brindar el apoyo a la víctima, cuyo presunto agresor, de 46 años, fue trasladado a la prisión de Basauri, el Ayuntamiento ha puesto a su disposición todos los recursos disponibles. La concejal de Igualdad, Janire Moreno, lamentó que no se trate de un caso aislado y se sume a las «múltiples agresiones y micromachismos que sufrimos las mujeres a diario. También en Abadiño sufrimos la violencia machista».

En este sentido, hicieron alusión a la agresión sexual que sufrió una vecina de Durango durante las pasadas fiestas patronales en el término municipal de Matiena, a escasos metros de la villa. Pero la violencia de género azotó de forma cruel a la localidad a finales del 2014 cuando una vecina y su madre fueron asesinadas por el esposo de la primera. localidad sufrió su caso más. Poco antes, además, una madre y sus dos hijas, una de ellas menor de edad, denunciaron ser víctimas de abusos sexuales por parte de un amigo de la familia. El presunto agresor, de 40 años y también vecino de la localidad, fue detenido.

Desde el Consistorio abadiñarra quisieron mostrar su especial preocupación ante la violencia de género que «se da en nuestra juventud a través de relaciones afectivas basadas en el control y la dependencia emocional». En cualquier caso, insistieron en que cualquier acción o amenaza contra las mujeres supone una grave e intolerable violación de los derechos humanos.

Compromiso y prevención

Es por ello que el Ayuntamiento reiteró ayer su compromiso con «la igualdad y la construcción de una sociedad libre de violencia contra las mujeres». Recordó, además, la reciente firma del segundo protocolo que ha sellado con varias instituciones públicas para la mejora de la atención y la coordinación ante la violencia hacia las mujeres de Durangaldea.

Su labor, además, se centra en labores preventivas a través de diferentes programas educativos e iniciativas, siempre desde la perspectiva del empoderamiento de las mujeres.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos