La proliferación de terrazas en Durango genera problemas entre bares y comercios

La mayoría de establecimientos hosteleros disponen de terraza. /  M. D.
La mayoría de establecimientos hosteleros disponen de terraza. / M. D.

El 67% de los establecimientos hosteleros de la villa instala este tipo de infraestructuras

MANUELA DÍAZ DURANGO.

La proliferación de terrazas en Durango genera más de un conflicto de intereses entre establecimientos hosteleros y comercios cercanos. El caso más reciente ha sido el del propietario de una tienda de la calle Andra Mari que presentó una reclamación a la ordenanza reguladora de este tipo de instalaciones con el fin de que despejaran la entrada de su negocio de mesas y sillas. El Ayuntamiento rechazó finalmente su petición con los votos del PNV, PSE y PP.

El concejal de EH Bildu, Dani Maeztu, lamentó que esta decisión «siembre un precedente de discriminación entre hosteleros y comerciantes». El portavoz de Herriaren Eskubidea, Julián Ríos, dio un paso más y aseguró que «una buena manera para resolver este tipo de enfrentamientos sería la creación de distintos mecanismos de resolución de conflictos». Ante las críticas, la portavoz del PNV, Goiztidi Díaz, insistió en que «hay que mirar el comercio en su totalidad y no detenerse en casos puntuales».

El rechazo a la alegación supuso también aprobar de manera definitiva la nueva ordenanza municipal de terrazas y veladores, unas infraestructuras que instalan 87 de los 129 establecimientos hosteleros de la villa. Entre las medidas se incluye multas de hasta 1.500 euros a aquellas terrazas que incumplan el horario establecido. En el caso de que el infractor continúe en las mismas, la sanción podría alcanzar los 3.000 euros.

También se incluyen cambios en el horario de apertura sólo en zonas peatonales y calles del casco viejo que podrán colocar sillas y meses los sábados a partir de las 12.00, en lugar de a las 13.30 horas. El resto mantiene su horario habitual. Es decir, inicio de la actividad a las 8.30 y cierre a las 23.00 horas, de domingo a jueves, y a las doce de la noche, viernes, sábado y días de fiesta.

Por su parte, la calle Bartolmé Ertzilla pasa a tener un carácter de calle peatonal sin restricción del horario de instalación. El Ayuntamiento permitirá incorporar instalaciones de calor por radiación, de refrigeración «por aspersión o vaporización» y no exigirá licencias «en suelos de uso público, pero de propiedad privada» cuando se coloquen un máximo de tres barriles o mesas altas.

Temas

Durango

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos