Un 26% de la población se siente molesta con la contaminación acústica en Durango

El Ayuntamiento controlará el ruido de la recogida de basuras y limpieza en el próximo contrato. / M. DÍAZ
El Ayuntamiento controlará el ruido de la recogida de basuras y limpieza en el próximo contrato. / M. DÍAZ

El mapa de ruidos reconoce que el ocio nocturno excede los niveles algunos días y afecta a un 4% de la ciudadanía, concentrada en el casco viejo

MANUELA DÍAZ DURANGO.

El mapa de ruidos elaborado por el Ayuntamiento de Durango afirma que el impacto global por ruido ambiental dentro de las viviendas afecta a un 26% de la población que ha sido sondeada y asegura sentirse «moderada o altamente molesta por este contaminante». Este impacto se reduce según nos alejamos del centro del municipio, siendo menor en los barrios periféricos. En este sentido, las fuentes de ruido más molestas provienen de las fiestas y ferias, construcciones y obras, así como de los servicios de recogida de basura y limpieza de las calles, que según el estudio ejercen un «impacto medio o medio-bajo» en la ciudadanía. Sin embargo, se trata de fuentes sonoras puntuales que no se incluyen en el estudio y tienen una incidencia alta durante la noche y afectando al sueño de los vecinos.

El mapa no pasa de largo el impacto del ocio en la calidad de vida. Los registros sonoros se desarrollaron en Goienkale, donde se constató que tanto las tardes y noches desde el jueves hasta el domingo se superan los límites de ruido. No obstante, según el estudio, esta fuente de contaminación solo afecta en periodo nocturno al Casco Viejo, a un 4% de la población. Algo que desde la asociación de vecinos DAZ criticaron con dureza.

Más decibelios

La zona de Zabalarra, por otra parte, ocupa el primer puesto en cuanto a la afección del tráfico rodado, mientras que San Roque, Aramotz y San Fausto se ven afectadas por el ruido de las industrias localizadas en su entorno. Las molestias por obras afectan más al centro y a Tabira.

Aunque por lo general el municipio goza de buena salud acústica, el mapa de ruido localiza varias zonas que toleran niveles de ruido por encima de lo aconsejable -los límites están en los 65 decibelios diurnos y los 55 nocturnos-. Estos límites se superan en las calles Sasikoa, Anbrosio Meabe, Fray Juan Zumarraga, Alluitz, Askatasun, Ermodo, Landako etorbidea, Larrasoloeta, Zabalekoa, Olleria, Montevideo, Faustebide, Zirarmendieta, Arriluzeaga, Sanagustinalde y Laubideta, además de las viviendas anexas a las carreteras BI-623, N-634 y BI-732, como consecuencia del tráfico que soportan y únicamente a lo largo del día. Pese a todo, el estudio determina que solo una de cada cinco personas asegura sentirse molesta por el tráfico rodado. Las zonas más afectadas, en este sentido, son los Santi Kurutz-Juan Itziarko y Zabalarra-Mikeldi.

Otro de los focos encontrados en el mapa de ruidos tiene que ver con las molestias que generan las actividades industriales. El estudio detecta contaminación acústica en los edificios de viviendas que se encuentran ubicadas junto a las empresas Jesús Oñate y hermanos SA, CMI Aeronáutica, así como en el entorno de fundiciones Fumbarri. En este caso los barrios de San Fausto y San Roque se llevan la palma.

Convivencia sonora

El plan de acción contra el ruido, que será aprobado el próximo año y tendrá una validez de cinco años, cuenta en su borrador con varias medidas para reducir los niveles de contaminación y «hacer de Durango un espacio para la convivencia sonora», apuntó la alcaldesa, Aitziber Irigoras. Los vecinos podrán participar a través de un foro, cuya fecha aún no se ha determinado. Una vez se estudien y se incorporen las viables, se pretende disponer a finales de enero del documento. Entre las medidas propuestas se encuentran los calmados de tráfico y las peatonalizaciones para reducir el impacto interno, mejorar las pantallas acústicas con el objeto de mitigar la contaminación que emiten las vías forales o «cumplir con los objetivos de calidad acústica» en las zonas en las que se superen los niveles por el ruido de las industrias. También vigilarán las condiciones acústicas en fiestas y eventos, y se establecerán protocolos de actuación ante denuncias por ruido en obras o construcciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos