La plantilla de Fundiciones Garbi solicita mayores medidas de prevención

Concentración de la plantilla de Fundiciones Garbi. / V. E.
Concentración de la plantilla de Fundiciones Garbi. / V. E.

VIRGINIA ENEBRAL ABADIÑO.

Más de medio centenar de trabajadores y trabajadoras de la empresa Fundiciones Garbi de Abadiño, en la que trabajan 153 personas, se concentraron ayer en las inmediaciones de la planta. Por un lado, pretendían mostrar su apoyo al compañero que en el turno de noche del pasado martes sufrió un grave accidente mientras trabajaba y que significó la amputación de un brazo, y por otro, reclamar mayores medidas de prevención que eviten que un incidente así vuelva a producirse. Fue a partir de las 13.30 horas cuando pararon y salieron al exterior de las instalaciones. Tras un rato recorrieron los cien metros que separan la empresa de la carretera general, donde permanecieron durante media hora.

El accidente ocurrió en la zona de arenería, concretamente en la sección de aspiración, aunque las circunstancias en que se produjo están aún por esclarecer. Javier Cosío, presidente del comité de empresa, afirmó que Pablo, de 31 años, permanece aún hospitalizado.

«Está mal. ¿Cómo va a estar?», lanzaba de forma retórica al tiempo que insistía en que se está elaborando un plan de intervención para que no vuelva a ocurrir. «Esperemos que sea el último», detallaba el representante de LAB, que cuenta con siete de los nueve integrantes del comité.

«Muchos puntos de riesgo»

Javier Cosío señaló que, si bien el proceso de automatización que está llevando a cabo la compañía ha mejorado las condiciones en la zona de cucharas y hornos, esa transformación no ha llegado a todas las áreas.

«Es muy difícil garantizar que el riesgo humano sea cero, siempre puede haber un error humano o un fallo mecánico, pero no nos vamos a quedar de brazos cruzados. En una fundición hay muchos puntos de riesgo que hay que mejorar y los responsables están de acuerdo», cometó el portavoz del comité.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos