El plan para contratar a jóvenes de entre 16 y 29 años avanza en la comarca

Abadiño y Iurreta dan el visto bueno al proyecto para el próximo trienio con la abstención de EH Bildu, que estima que tiene margen de mejora

VIRGINIA ENEBRALABADIÑO

Poco a poco los diferentes ayuntamientos del Duranguesado van dando luz verde al proyecto Gaztedi 2020, que viene a sustituir al Udal Gaztedi del año pasado, y que se prolongará durante tres años, del 2017 al 2019. El convenio contará con un presupuesto de 107.000 euros anuales, de los cuales el 70% será aportado por la Diputación. Los primeros en dar el visto bueno han sido Abadiño, el martes, y Iurreta, ayer, y aunque en ambos casos ha sido con la abstención de EH Bildu, quienes se han mostrado críticos con algunos aspectos del plan, sobre todo en Abadiño.

Los acuerdos que la Diputación ofrece para fomentar la contratación de personas entre 16 y 29 años ha sufrido alguna modificación respecto al año pasado ya que, a propuesta de la coalición en las Juntas Generales, se incluyeron dos cláusulas, las cuales fijan una cuantía mínima a cobrar y la creación de una comisión mixta que revise que las becas de formación se ajustan al perfil del estudiante. Aún así, EH Bildu considera que los convenios tienen aún margen de mejora, por lo que en Abadiño propuso incluir diez condiciones que buscan garantizar que las becas cumplan su principal objetivo: la formación.

Entre los requisitos solicitados, que fueron rechazados por el pleno, figuraban que se seleccione primero a las personas destinatarias y después a las empresas que mejor se ajusten a sus necesidades, y no al revés para evitar que los acuerdos beneficien a las segundas y que en ningún caso suplan a un trabajador.

Cambio de gestor

El portavoz de la coalición, Mikel Urrutia, subrayó que el propio Consejo de la Juventud de Euskadi ha señalado que «es alarmante que se fomenten las fórmulas excepcionales de contratación (prácticas, becas…), que se basan en mermar los derechos de las personas contratadas y que, en muchas ocasiones, ni siquiera establecen una relación laboral por lo que muchas veces los accidentes laborales no cuentan para las estadísticas oficiales».

La titularidad de la gestión también estuvo sobre la mesa. Tras tres años, del 2012 al 2015, en los que la Mancomunidad lideró el plan foral de empleo juvenil, y de que el curso pasado no tuviera una implementación real ya que 60.000 de los 107.000 euros se utilizaron para encargar tres estudios cualitativos, uno en cada una de las áreas en las que el ente foral divide el Duranguesado, la responsabilidad durante el próximo trienio recaerá en Durango, como representante de Abadiño, Berriz, Elorrio, Garai, Iurreta, Mañaria, Zaldibar, Atxondo, Izurtza y la propia villa, mientras que Amorebieta será su propio gestor.

La decisión de la Diputación fue criticada por la coalición. «Consideramos que los municipios han cedido ese derecho a la Mancomunidad, por lo que debería desarrollarse desde Behargintza», apuntó Urrutia.

Fotos

Vídeos